Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Intentan rescatar a 11 personas atrapadas en una mina en Honduras

Los mineros estarían a unos 80 m de profundidad

Mineros tratan de comunicarse con sus compañeros atrapados desde el miércoles. foto edh / reuters

Mineros tratan de comunicarse con sus compañeros atrapados desde el miércoles. foto edh / reuters

Mineros tratan de comunicarse con sus compañeros atrapados desde el miércoles. foto edh / reuters

TEGUCIGALPA. Rescatistas buscaban ayer, entre tierra y rocas, a 11 trabajadores que quedaron atrapados a unos 80 m de profundidad en una mina artesanal de extracción de oro, en el sur de Honduras, de los cuales tres han sido ubicados y los demás están desaparecidos.

Los trabajadores quedaron atrapados el miércoles por la tarde en una mina en San Juan Arriba (municipio de El Corpus) cuando los llamados "polines" -maderos que sostienen los pasillos de la mina- cayeron en la entrada de la instalación.

"Estamos trabajando en el rescate de tres personas que sabemos que están con vida, y buscamos a otros ocho, pero no sabemos de todos, cuántos de ellos están con vida", dijo el portavoz del Cuerpo de Bomberos, Óscar Triminio.

Con los tres mineros había contacto porque hacían sonar sus palas y gritaban, pero no estaba claro si estaban a pocos metros de los rescatistas o, a una distancia mayor.

Los bomberos trabajaron toda la noche y la mañana, pero para la tarde, sin haber podido localizar a los mineros y con la amenaza de lluvias, las esperanzas que sobrevivan habían disminuido.

Gerardo Flores, gerente de la minera estadounidense Mayan Gold -que opera en la región y que colaboraba en las operaciones de rescate- dijo que "el problema ya empieza para las personas (...) porque no tienen oxígeno por la profundidad en que se encuentran, y a lo mejor no han tenido agua y empezarían a sufrir deshidratación y problemas musculares".

El ejecutivo estimó que sin alimentos, sin agua y con poco oxígeno, los trabajadores podrían soportar 3 o 4 días.

El municipio de El Corpus, en la empobrecida región sur de Honduras, es una zona de extracción de oro desde la época colonial, que se reavivó con la minería artesanal hace unos años por el alza del precio del metal precioso en el mercado mundial.

En la zona hay decenas de minas artesanales, especies de laberintos en los que trabajan centenares de personas en condiciones inseguras, extrayendo broza que separan con agua y mercurio para obtener pepitas de oro, que son luego vendidas a comerciantes locales, salvadoreños y nicaragüenses.

El viceministro de Recursos Naturales y Ambiente, Carlos Pineda, dijo que la mina donde ocurrió el incidente es ilegal porque las autoridades hicieron una inspección hace unos meses y recomendaron cerrarla debido a las malas condiciones en que operaba. . —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación