Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Info-ciudadanos y periodistas son el blanco del chavismo

El motivo son sus denuncias al exterior, según el periódico El Nacional

La policía Nacional Bolivariana de Venezuela lanza perdigones y gases lacrimógenos a una manifestante contra Maduro. Foto edh /REUTERS

La policía Nacional Bolivariana de Venezuela lanza perdigones y gases lacrimógenos a una manifestante contra Maduro. Foto edh /REUTERS

La policía Nacional Bolivariana de Venezuela lanza perdigones y gases lacrimógenos a una manifestante contra Maduro. Foto edh /REUTERS

BARBADOS. El presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, destacó ayer que a raíz de su trabajo al denunciar los abusos del régimen del presidente de Venezuela Nicolás Maduro, los fotógrafos, camarógrafos e info-ciudadanos, son el centro de la persecución, mientras ayer la represión de una protesta dejó 20 ciudadanos detenidos en un barrio de Caracas.

"Ellos (los reporteros) son las principales víctimas de la persecución contra la prensa en este momento", refirió, tras indicar que la evidencia de los atropellos que ha logrado salir de Venezuela hacia el exterior ha sido gracias al trabajo de fotógrafos, camarógrafos y el periodismo comunitario.

"Son 4 millones de teléfonos inteligentes que están transmitiendo fotografías y vídeos y eso ha desatado una represión terrible", dijo en el marco de la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que debate la situación de los periodistas en el Continente y concluye que la violencia institucional llega a niveles sin precedentes en Venezuela.

La SIP también condenó que el gobierno venezolano les haya bloqueado la adquisición de papel a numerosos periódicos, llamó enviar papel a los diarios venezolanos y pide al gobierno de Maduro no imponer más restricciones al embarque de 52 toneladas de papel.

Se advirtió que varios de ellos no podrán sobrevivir más allá de dos meses.

Uno de los temas centrales durante su reunión semestral en Barbados ha sido la libertad de expresión y la represión en Venezuela.

Los periodistas independientes encaran en este momento en ese país su hora más "terrible", según la SIP.

Uno de los informes que analizo la SIP en su reunión semestral el fin de semana en Barbados, destaca que los niveles de violencia social e institucional son hoy en día "sin precedentes" en Venezuela.

Especialmente después de que el gobierno retiró al país del sistema interamericano de derechos humanos y el presidente (Nicolás Maduro) fue "dotado de poderes para emitir leyes por decreto, sin debate público o en el parlamento", precisó.

Señala además que la mayoría de los detenidos durante las protestas en Venezuela no gozan de "plena libertad", y da cuenta de que entre ellos han figurado 105 periodistas, que además fueron amenazados, golpeados o injuriados.

Los medios de trabajo de algunos de ellos fueron confiscados o les borraron las fotografías que tomaron, abusos en su mayoría cometidos por policías, militares o los llamados "colectivos", grupos de civiles armados al servicio del gobierno, que han estado vandalizando desde 2012 oficinas de medios de prensa y asaltando a periodistas.

Siguen protestas

Mientras tanto, el alcalde de Baruta, Gerardo Blyde, denunció que ayer fueron atendidas 4 personas con heridas leves y a otras 10 por asfixia producto de las bombas lacrimógenas usadas por efectivos de seguridad.

El enfrentamiento se inició cuando los efectivos intentaron levantar las barricadas. Blyde dijo que los vecinos respondieron "lanzando botellas y cohetones" y los policías reprimieron a los manifestantes con bombas lacrimógenas y perdigones.

Por otra parte la alianza opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática saludó el regreso a Caracas de una misión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que busca la instalación de una mesa de diálogo nacional.

También expresó su respaldo a la posible participación del Vaticano en el diálogo político venezolano.—AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación