Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inédita condena para los asesinos de un periodista en Honduras

Un tribunal condenó a tres a cadena perpetua

Los tres condenados a cadena perpetua durante una de las audiencias en los tribunales hondureños. Foto edh/Tomada de La Tribuna

Los tres condenados a cadena perpetua durante una de las audiencias en los tribunales hondureños. Foto edh/Tomada de La Tribuna

Los tres condenados a cadena perpetua durante una de las audiencias en los tribunales hondureños. Foto edh/Tomada de La Tribuna

HONDURAS. En una sentencia emblemática para una región en la que los asesinatos de reporteros quedan impunes y ocultos en el misterio, un tribunal de Honduras condenó a cadena perpetua a tres hondureños de una banda criminal por el homicidio de Alfredo Villatoro, un influyente periodista de ese país, ocurrido el 15 de mayo de 2012, publicó el periódico español El País.

El Tribunal de Sentencia con Jurisdicción Nacional, de Tegucigalpa, sentenció a prisión de por vida a los hermanos Osman Fernando y Edgar Francisco Osorio Arguijo, de 29 y 24 años, respectivamente, y a Marvin Alonso Gómez, de 28, por el secuestro y homicidio del periodista Ángel Alfredo Villatoro Rivera, de 46 años, quien laboraba para HRN, la más importante cadena radiofónica de Honduras.

Ante el fallo, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó su satisfacción por la sentencia a cadena perpetua de los tres hombres involucrados en el secuestro y asesinato de Villatoro. (Leer nota aparte).

Los hombres integraban la banda de los Osorio, un temible grupo del crimen organizado en el país vecino que en 2013 cerró con 79 homicidios por cada 100 mil habitantes y se consolidó como uno de los más violentos del mundo.

"Con la condena a la banda de los Osorio se manda un mensaje positivo y contundente al crimen organizado y se reafirma el Estado de Derecho", aseguró al periódico español el periodista hondureño Olman Manzano, editor del periódico La Tribuna, de Tegucigalpa, uno de los principales de Honduras.

"En el gremio periodístico hay una completa satisfacción por la condena y a la vez existe una exigencia generalizada para que la muerte de más colegas no quede en la impunidad y se dé con los responsables", afirmó.

De acuerdo con el diario hondureño La Tribuna, a pesar de la sentencia "se desconoce y se desconocerá quiénes fueron los autores intelectuales en vista que el Ministerio Público (MP) no pudo negociar con los autores materiales a cambio de una pena menor para conocer quién dio la orden del secuestro y posterior asesinato" de Villatoro.

La defensa de los Osorio se mostró inconforme con la sentencia emitida por el Tribunal, indica La Tribuna.

"Estamos inconformes con la resolución, desde un principio yo he estado inconforme desde que se llevó a cabo el juicio", manifestó la abogada Martha Hernández defensora, quien no escondió su malestar e indignación, añade el periódico hondureño.

Hernández agregó que interpondrá un recurso de apelación para tratar de revertir el fallo en un plazo de 20 días.

El caso Villatoro

Villatoro Rivera fue secuestrado el 9 de mayo en la madrugada y asesinado el 15 de ese mes, de un balazo en su cara y otro en la cabeza, y su cadáver apareció ese mismo día en una calle de Tegucigalpa y se temió que su asesinato quedaría en la impunidad, reseña El País.

Karlo Villatoro, hijo de Alfredo Villatoro, pidió que el caso no quede cerrado hasta deducir responsabilidades a los autores intelectuales, consigna La Tribuna.

Al menos 33 reporteros han sido asesinados en Honduras desde noviembre de 2003. En esa fecha se registró el homicidio a balazos del periodista Germán Rivas en el departamento de Copán. Rivas había ganado notoriedad por sus denuncias sobre el incremento de la criminalidad en esa región, fronteriza con Guatemala.

También había denunciado los planes de explotación minera y su impacto ambiental y forestal al amparo del desconocimiento de comunidades campesinas e indígenas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación