Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Huracán Raymond se estaciona frente a México

Más de 100 personas fueron evacuadas como medida de precaución de una zona montañosa al este del puerto turístico de Acapulco, según el gobierno estatal

Las autoridades mexicanas se apresuraron a enviar personal de emergencia y dijeron que estaban estudiando la evacuación de áreas bajas. Foto/ AP

Las autoridades mexicanas se apresuraron a enviar personal de emergencia y dijeron que estaban estudiando la evacuación de áreas bajas. Foto/ AP

Las autoridades mexicanas se apresuraron a enviar personal de emergencia y dijeron que estaban estudiando la evacuación de áreas bajas. Foto/ AP

El huracán Raymond ganaba fuerza el lunes mientras permanecía virtualmente estacionado frente a la costa mexicana del Pacífico, trayendo lluvias sobre esa zona, ya devastada el mes pasado por la tormenta tropical Manuel.

Las autoridades del estado sureño de Guerrero dijeron que llovía en algunos lugares, pero hasta la tarde del lunes no había provocado precipitaciones torrenciales.

Más de 100 personas fueron evacuadas como medida de precaución de una zona montañosa al este del puerto turístico de Acapulco, según el gobierno estatal.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que el vórtice de Raymond se mantenía como huracán de categoría 3 casi estacionado frente a costas del Pacífico, con vientos máximos sostenidos de 205 kilómetros por hora (unas 125 millas por hora).

El ojo de Raymond se localizaba a unos 160 kilómetros (100 millas) al sur del puerto turístico de Zihuatanejo la tarde del lunes y se esperaba que se moviera el martes un poco hacia la costa antes de virar de nuevo al océano el miércoles.

En Zihuatanejo, las autoridades recorrieron comunidades asentadas en colinas advirtiendo a los residentes sobre el riesgo de deslaves e inundaciones pero nadie se trasladó voluntariamente a los tres albergues habilitados en escuelas y campos deportivos, dijo el bombero municipal Jesús Guatemala.

Entre lluvias intermitentes y ligeras, los turistas continuaron con sus actividades.

Las autoridades mexicanas se apresuraron a enviar personal de emergencia y dijeron que estaban estudiando la evacuación de áreas bajas. Unas 10,000 personas comenzaron a abandonar sus viviendas un mes después que Manuel inundó varios vecindarios y provocó deslaves que incluso sepultaron gran parte de un poblado. El fenómeno dejó colinas en peligro de deslave.

David Korenfeld, jefe de la Comisión Nacional del Agua de México, dijo que las autoridades están esperanzadas en que un frente frío que se mueve desde el norte pueda ayudar a desviar a Raymond a fin de que no llegue a la costa.

Los meteorólogos dijeron que si el huracán se mantiene frente a la costa podría provocar intensas lluvias, inundaciones súbitas y deslaves de gran riesgo para la población que habita la región centro-sur del litoral mexicano.

Había una alerta de huracán desde Tecpan de Galeana, al norte de Acapulco, hasta el puerto de Lázaro Cárdenas. Se emitió una alerta de tormenta tropical desde Acapulco hasta Tecpan.

Las autoridades en el sureño estado de Guerrero, donde Manuel causó unas 120 muertes por inundaciones y deslaves en septiembre, cerraron los puertos, establecieron 700 albergues de emergencia e instaron a los residentes de áreas en riesgo a que tomen precauciones. Funcionarios tienen previsto decidir pronto si ordenarán más evacuaciones, inclusive en las áreas bajas de Acapulco que fueron inundadas por Manuel.

En el estado se cancelaron las clases en muchas comunidades costeras al oeste de Acapulco.

El riesgo de daños se acrecienta por las lluvias debido a que 50 represas en la zona siguen por encima de su capacidad máxima y las autoridades comenzaron a descargar agua a fin de crear más espacio para las lluvias.

Algunos pueblos ubicados en la montaña de Guerrero carecen de electricidad y teléfono desde que Manuel azotó el estado en septiembre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación