Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Huracán Odile pierde fuerza pero amenaza península de Baja California en México

La tormenta, calificada como un huracán "mayor" por el Centro Nacional de Huracanes, perdió algo de intensidad y bajó en horas de la tarde de este domingo a la categoría 3 de la escala Saffir-Simpson

El huracán Odile

El huracán Odile

El huracán Odile

El huracán Odile se debilitó levemente el domingo en su camino hacia la punta sur de la turística península de Baja California en México, donde podría llevar vientos huracanados, fuertes lluvias, oleaje y tormentas eléctricas, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

La tormenta, calificada como un huracán "mayor" por el Centro, perdió algo de intensidad y bajó en horas de la tarde a la categoría 3 de la escala Saffir-Simpson, con vientos máximos sostenidos de 205 kilómetros por hora y desplazándose a 24 kilómetros por hora en dirección norte-noroeste.

Odile se ubicaba a 225 kilómetros al sur-sureste de la punta sur de la península de Baja California, donde se encuentra el popular destino turístico de Los Cabos, y a 535 kilómetros al oeste del importante puerto comercial de Manzanillo, en el estado de Colima.

En su curso actual, "el centro de la tormenta pasará cerca o sobre la porción sur de Baja California Sur esta noche y el lunes", agregó el CNH, que también señaló que Odile podría volver a la categoría 4 durante la noche.

Autoridades dijeron que habilitaron 164 refugios temporales en la zona donde podría golpear el huracán, con capacidad para unas 30,000 personas.

El coordinador de Protección Civil de México, Luis Felipe Puente, comentó por su parte que la ocupación hotelera en la zona es baja en esta época.

También señaló que suspenderán el suministro eléctrico a la zona para evitar daños más fuertes en caso de que sean derribadas torres de transmisión.

Medios locales mostraban a personal de las marinas del estado sacando embarcaciones del agua en previsión a la llegada de la tormenta.

Rosalio Salas, de 59 años, empleado de una empresa de pesca deportiva de Baja California Sur, dijo a Reuters por teléfono que los lugareños se estaban preparando desde la víspera para la tormenta.

"La gente de aquí está acostumbrada, la gente que está aquí por primera vez está un poco asustada", comentó. El puerto está cerrado desde el sábado, añadió.

Francesco Francavigilia, un turista italiano de 36 años proveniente de Roma en Cabo San Lucas, en la punta sur de la península, comentó por teléfono que no estaba demasiado preocupado por la tormenta. "La gente aquí no está preocupada, ¿por qué debo preocuparme yo?", comentó.

El CNH pronosticó fuertes lluvias, de hasta 15 pulgadas (38 centímetros) en zonas montañosas de los estados de Baja California Sur, Colima, Jalisco y Michoacán, "que podrían resultar en inundaciones y deslaves que amenacen la vida".

Y la mexicana Comisión Nacional del Agua (Conagua) previó oleaje y marea de tormenta en Baja California Sur de entre cuatro a 10 metros de altura.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación