Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Huelga general cierra servicios en toda Grecia

La protesta ha generado el cierre de tribunales, escuelas públicas y hospitales

Más de mil simpatizantes del Partido Comunista marcharon hacia el Parlamento mientras gritaban lemas contra la austeridad.

Más de mil simpatizantes del Partido Comunista marcharon hacia el Parlamento mientras gritaban lemas contra la austeridad.

Más de mil simpatizantes del Partido Comunista marcharon hacia el Parlamento mientras gritaban lemas contra la austeridad.

La mayoría de los servicios dejaron de funcionar el miércoles en Grecia debido a una huelga general de 24 horas convocada por los sindicatos en protesta por medidas de austeridad adicionales en el económicamente abrumado país.

La huelga ha paralizado el transporte público, servicios de ferry y tren, provocó el cierre de los tribunales, las escuelas públicas y dejó a los hospitales y servicios de ambulancia con sólo el personal esencial.

Docenas de vuelos fueron cancelados o reprogramados porque los controladores de tráfico aéreo planeaban abandonar sus puestos de trabajo durante tres horas desde el mediodía en apoyo a la huelga.

En Atenas, más de mil simpatizantes del Partido Comunista marcharon bajo la lluvia hacia el Parlamento mientras gritaban lemas contra la austeridad. Una segunda manifestación convocada por los dos sindicatos más grandes del país comenzaría después durante la jornada, según los planes.

Desde 2010, Grecia sobrevive gracias a préstamos de rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI) y países de la eurozona, después que una combinación de mala administración financiera, la pérdida de la confianza de los inversionistas y la recesión global colocaron el país al borde de la quiebra. Gobiernos sucesivos han aprobado numerosas reducciones de gastos y aumentos de impuestos para asegurar préstamos de rescate por 240.000 millones de euros (324.000 millones de dólares).

La huelga ocurre en momentos que el gobierno negocia con inspectores financieros del FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea, conocidos colectivamente como la troika, sobre las medidas necesarias para cubrir un déficit presupuestario el próximo año.

Grecia y la troika discrepan en cuanto a la magnitud del déficit. Atenas sostiene que el saldo negativo será de unos 500 millones de euros y puede ser cubierto con relativa facilidad, pero el ministro de Finanzas, Yannis Stournaras, reconoció que los acreedores prevén que será cinco veces mayor.

Lo que está en juego para Grecia es la próxima entrega de un crédito de 1.000 millones de euros (1,350 millones de dólares).

El gobierno conservador del país insiste en que ya no puede imponer más austeridad general sobre una población que ha sufrido una pérdida promedio de 40% en ingresos disponibles desde 2009 y registrado un aumento del desempleo a una tasa impactante de 28%.

Evangelina Alexaki, empleada de limpieza despedida del Ministerio de Finanzas, quien perdió su empleo de 500 euros al mes debido a las reducciones presupuestarias, dijo que ahora es una indigente. "Nos echan a la calle, así nada más", dijo Alexaki el miércoles.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación