Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Madrid

HRW: los jueces en Venezuela son soldados del chavismo

Afirma que el líder opositor Leopoldo López  ha sido condenado sin pruebas

José Miguel Vivanco

José Miguel Vivanco, director de la división de las Américas de Human Rights Watch (HRW). | Foto por Agencia AP

José Miguel Vivanco, director de la división de las Américas de Human Rights Watch (HRW).

MADRID. Ayer, el diario español ABC publicó en su versión web una entrevista realizada al director de la división de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, con quien conversaron sobre la situación político y social por la que atraviesa Venezuela en estos momentos.

Vivanco señaló que el poder judicial en Venezuela está “capturado” desde el año 2004, que no cuenta con “ninguna independencia” y que la concentración de poder por parte del régimen de Nicolás Maduro es “prácticamente total” y que los jueces están del lado chavista.

Sobre el futuro del recurso que la defensa del opositor Leopoldo López introducirá a la sentencia que le condenó a casi 14 años de prisión, el defensor de los Derechos Humanos destacó que “cualquier abogado tiene la obligación ética y jurídica de agotar todas las instancias, pero esas decisiones se toman en el Palacio de Gobierno y no en el Poder Judicial”, razón por la cual aseguró que no tiene “mayor esperanza en que instancias superiores del Poder Judicial puedan revertir una sentencia que constituye una arbitrariedad”, ya que a su juicio a Leopoldo López “se le ha condenado sin pruebas”.

 “Hemos tenido acceso a su expediente judicial y no existe evidencia alguna que justifique incluso una orden de detención”, recalcó.

López, de 44 años, deberá cumplir una condena en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, donde ha estado detenido durante casi 19 meses.

Agregó que “los líderes regionales, al menos en privado, admiten que es un hecho arbitrario, que no tiene justificación. La sentencia ha servido para colocar ante los ojos de la opinión pública mundial el grado de arbitrariedad que existe en Venezuela”.

Asimismo, Vivanco se refirió a la orden de detención de los directivos de los medios venezolanos La Patilla, El Nacional y Tal Cual, y expresó que Venezuela es uno de los países donde la restricción a la libertad de expresión “es de las más graves de América Latina” y que la “autocensura es la norma”.

“Reproducir una noticia publicada en ABC pero que dio la vuelta al mundo no puede constituir un delito”, afirma. 

“Como ellos (el régimen) cuentan con esas herramientas de represión, el Poder Judicial ad hoc, unos jueces que son verdaderos soldados de la causa, no les resulta difícil empapelar a aquellos que se convierten en objetivo del Gobierno”.  “Espero que estas órdenes de captura o arresto no sean procesadas por Interpol”, dice.

Expertos en comunicación y libertad de prensa aseguran que la libertad de expresión está muy mermada y que ha sido durante el régimen de Maduro cuando más se ha agudizado el cerco y las presiones contra medios opositores. 

Empresas periodísticas cuestionan la presión que el régimen  ejerce sobre los medios impresos al haber solo una empresa que provee de insumos y han denunciado que varios diarios han tenido que reducir la cantidad de páginas de sus ejemplares y otros han tenido que cerrar.

La ONG Espacio Público critica la omisión de la Fiscalía a investigar los ataques a la libertad de expresión o la negativa de la Asamblea Nacional a debatir sobre agresiones a periodistas para afirmar que “existe una política estatal de persecución a los medios”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación