Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hollande y Obama, aliados contra Siria e Irán

Admiten frustración por la situación en Siria. Afirman han recuperado la "confianza mutua" tras escándalos de la NSA.

El presidente estadounidense Barack Obama (d) conversa con su homólogo francés François Hollande. foto edh / efe

El presidente estadounidense Barack Obama (d) conversa con su homólogo francés François Hollande. foto edh / efe

El presidente estadounidense Barack Obama (d) conversa con su homólogo francés François Hollande. foto edh / efe

WASHINGTON. Los presidentes de EE. UU., Barack Obama, y Francia, François Hollande, ratificaron ayer su posición común sobre el acuerdo nuclear con Irán y el conflicto en Siria, emblema del buen momento por el que pasa la relación bilateral, y enterraron las tensiones derivadas del escándalo sobre espionaje de la NSA.

Ambos líderes expresaron firmeza ante las empresas que busquen negocios con Irán y abogaron por votar en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución que facilite la entrega de ayuda humanitaria en Siria.

Obama sostuvo que los rusos "son responsables" tanto del bloqueo en la ONU de una resolución de ese tipo como de que el régimen sirio cumpla con su compromiso de destruir su arsenal químico.

"¿Cómo se puede objetar la apertura de corredores humanitarios si se trata de salvar vidas?", se preguntó al respecto Hollande, mientras que Obama admitió la "enorme frustración" que existe por la falta de avances en las negociaciones de paz entre el régimen sirio y la oposición y por la demora siria en la entrega de todo su arsenal químico. No obstante, apostaron por seguir la vía diplomática. "No hay una solución militar per se", dijo Obama.

El mandatario estadounidense abogó por mantener la "presión" sobre el régimen de Bashar Al Assad, pero también sobre países como Irán y Rusia para que comprendan que "a nadie le interesa el colapso" de Siria, y aseguró que EE. UU. y Francia seguirán apoyando "a la oposición moderada".

Con respecto a Irán, los dos presidentes respondieron a una pregunta sobre la amplia delegación de empresarios franceses que viajó la semana pasada a Teherán, lo que motivó críticas de EE. UU. al país europeo por haber permitido que esa visita se produjera.

"Si las empresas están explorando el terreno en Irán para poder entrar más temprano que tarde si hay un acuerdo, lo hacen bajo su propio riesgo, porque les perseguiremos con todas las de la ley" si violan el régimen de sanciones existente, advirtió Obama.

Ambos líderes coincidieron en que, pese a que el Grupo 5+1 (EE. UU., Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China) ha aliviado parte de sus sanciones en virtud del acuerdo preliminar con Irán, sus Gobiernos están decididos a aplicar el resto de las restricciones hasta que se alcance un pacto definitivo.

Por su parte, Hollande enfatizó que la confianza mutua con EE. UU. "se ha restaurado" tras el escándalo del espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) destapado por el exanalista Edward Snowden.

Tras las revelaciones de Snowden, "Obama y yo aclaramos las cosas", así que "eso ya es pasado" y ahora "estamos haciendo progresos" para mejorar la cooperación en inteligencia, en la lucha contra el terrorismo, resumió Hollande. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación