Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Histórico fallo de la ONU ordena a Japón detener la caza de ballenas

Desde 1987 Japón ha capturado un media de 400 ballenas cada año en la Antártida, según los datos de la Agencia nipona de pesca.

Caza de ballena en Japón. FOTO EDH Archivo.

Caza de ballena en Japón. FOTO EDH Archivo.

Caza de ballena en Japón. FOTO EDH Archivo.

Japón mostró hoy su "decepción" por el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que ordenó al país asiático que "revoque" los permisos de caza de ballenas en la Antártida, aunque aseguró que acatará la decisión.

"Japón está decepcionado y lamenta la decisión (...). Sin embargo, aplicará el fallo de la Corte ya que es un Estado que le da gran importancia a la legalidad internacional", aseguró la delegación japonesa en La Haya a través de un comunicado emitido por el Ministerio nipón de Exteriores.

Tokio siempre ha mantenido que su programa de caza de ballenas perseguía, entre otros fines, un control permanente del ecosistema y de la población de esos cetáceos, lo que le permitió llevar a cabo esta práctica con el permiso de la comisión ballenera.

Sin embargo, sus argumentos siempre causaron el escepticismo de muchas asociaciones y países, como Australia, que demandó a Japón ante la CIJ en mayo de 2010, ya que sostenía que las capturas niponas perseguían fines comerciales.

Desde 1987 Japón ha capturado un media de 400 ballenas cada año en la Antártida, según los datos de la Agencia nipona de pesca.

En 2005 estableció un objetivo anual de 935 piezas y los balleneros capturaron un total de 853 ese año y 679 en 2008.

Sin embargo, sus capturas anuales se desplomaron hasta 103 debido, según el Gobierno nipón, a las actividades de los grupos ecologistas contrarios a la caza de esta especie.

El fallo de hoy acusó a Japón de violar la Convención Internacional para la Reglamentación de la Caza de Ballena (ICRW, por sus siglas en inglés), firmada en 1946 para promover la conservación de estos mamíferos y desarrollar la industria ballenera de manera sostenible.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación