Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hallan en un cementerio de Texas fosas comunes de inmigrantes

Han exhumado restos que estaban en bolsas para basura, de compras, o incluso sin envolver..., según el periódico Caller Times

Thomas Ramírez, comisario del Condado de Brooks (izquierda), y Bobby Ramirez, empleado de una funeraria, trasladan el cuerpo de un inmigrante. foto edh / tomada de http://www.caller.com/

Thomas Ramírez, comisario del Condado de Brooks (izquierda), y Bobby Ramirez, empleado de una funeraria, trasladan el cuerpo de un inmigrante. foto edh / tomada de http://www.caller.com/

Thomas Ramírez, comisario del Condado de Brooks (izquierda), y Bobby Ramirez, empleado de una funeraria, trasladan el cuerpo de un inmigrante. foto edh / tomada de http://www.caller.com/

ESTADOS UNIDOS. Los cuerpos de unos 162 migrantes muertos en su intento por cruzar la frontera de México con Estados Unidos, fueron ubicados en fosas comunes de un cementerio ubicado en el poblado de Falfurrias, al sur de Texas.

De acuerdo con el periódico Corpus Christi Caller Times, antropólogos y estudiantes hicieron el descubrimiento en el cementerio Sacred Heart (Sagrado Corazón).

Los investigadores que realizaron el hallazgo forman parte del proyecto Reuniting Families (Reunificando a las familias), una iniciativa conjunta de la Universidad de Baylor y la Universidad de Indianapolis que busca identificar los restos de inmigrantes indocumentados y repatriarlos a sus familias.

"Encontraron los cuerpos dentro de bolsas para basura, de compras y para cadáveres y hasta sin envolver", reportó el diario. En una de las bolsas, detalló, se ubicaron los restos de tres y hasta de cinco personas, en algunas otras.

La antropóloga Lori Baker, de la Universidad Baylor; la antropóloga forense Krista Latham, de la Universidad de Indianápolis, y estudiantes de ambas instituciones trabajan desde hace dos semanas, cuando se hizo el hallazgo, para identificar a inmigrantes.

Los investigadores y sus estudiantes exhumaron los restos de 110 personas durante 2013. Este año llevan hasta el momento 52 exhumaciones, pero señalaron que el número de cadáveres es mayor e incalculable debido a que los restos fueron mezclados, por lo cual necesitaran hacer estudios forenses, señaló Baker.

Las antropólogas calificaron el descubrimiento como abominable.

Los investigadores dijeron al periódico que algunos restos fueron encontrados bajo lápidas pequeñas provisionales que llevaban el nombre de una funeraria local: Funeraria del Angel Howard-Williams.

Por su parte, funcionarios de los condados Brooks y Jom Hogg afirmaron que la funeraria cobró 450 dólares para poder hacerse cargo de los cadáveres recuperados en la región ubicada en el sur de Texas, una zona que es a menudo mortal para inmigrantes de México y Centroamérica que emprenden grandes travesías a pie por fincas ganaderas, en medio de temperaturas sofocantes para evitar un puesto de control cercano de la Patrulla Fronteriza.

El subcomisario de la Policía del condado vecino de Jim Hogg, Lorenzo Benavides, dijo que la práctica de colocar los restos de los migrantes fallecidos en la región en fosas comunes se remonta a cuando menos 22 años, recordó a Corpus Christi Caller Times.

Cuando el diario local intento buscar detalles con la funeraria encargada de los entierros, la empresa omitió dar detalles y documentos.

Los "coyotes" que ayudan a los inmigrantes a cruzar la frontera suelen dejarlos al sur del punto de control fronterizo en la interestatal 69-C, que conduce al interior de EE. UU. para recogerlos al norte del punto de control.

Los indocumentados transitan a pie un área de 50 kilómetros en una zona inhóspita y escasamente habitada.

Varios cientos de inmigrantes han fallecido en la zona en los últimos años intentando hacer realidad su sueño americano.

Mark Collette, periodista de investigación del Caller Times, señala que la situación ha desbordado al sheriff del condado de Brooks, uno de los más pobres del país, con una población de tan solo 7.000 habitantes.

El año pasado y ante la presión de los grupos pro-inmigrantes el condado puso en marcha una nueva política para que todos los restos descubiertos sean trasladados a la oficina del forense de Laredo para su autopsia.

Anteriormente, la oficina del sheriff se encargaba de recuperar los restos, investigar el lugar del hallazgo y encargar a una funeraria local el entierro de los fallecidos en el cementerio local.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación