Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Guatemala evalúa regular la siembra de la amapola

Se realizarán estudios para determinar "exactamente qué extensiones son las que se están sembrando (y) cuál sería la producción" de la planta.

Oficiales de la policía de Guatemala destruyen un sembradío de amapola. foto edh / internet

Oficiales de la policía de Guatemala destruyen un sembradío de amapola. foto edh / internet

Oficiales de la policía de Guatemala destruyen un sembradío de amapola. foto edh / internet

GUATEMALA. El presidente Otto Pérez Molina anunció ayer que su Gobierno "explora" la posibilidad de regular en el país la siembra de la amapola, materia prima del opio y la heroína, como una de las "nuevas alternativas" de su Administración para hacer frente al problema de las drogas.

"Estamos explorando las capacidades que podríamos tener para una siembra controlada" de la amapola, que ahora es cosechada de forma ilegal por miles de campesinos pobres en las zonas del noroeste del país fronterizas con México, dijo ayer Pérez Molina en declaraciones a medios locales.

El gobernante, un general retirado del Ejército, precisó que realizarán estudios para determinar "exactamente qué extensiones son las que se están sembrando (y) cuál sería la producción" de la misma.

"Vamos a ir encontrando dónde está el mercado (de la amapola), cuáles son los controles que tendríamos que tener, qué capacidad es la del mercado", precisó Pérez Molina.

Los mecanismos de venta y distribución de la amapola, aseguró, "también sería controlada", y el destino sería "especialmente para usos medicinales", añadió.

Desde febrero del 2012 el mandatario guatemalteco promueve una discusión internacional sobre la búsqueda de nuevas rutas para el combate al narcotráfico, entre ellos la legalización de las drogas.

El ministro guatemalteco del Interior, Mauricio López Bonilla, dijo por su parte que la legalización de la siembra de la amapola planteada por el mandatario "es sólo una propuesta", ya que también se analiza la creación de un programa de "cultivos sustitutos".

Ese programa, indicó, beneficiaría a los campesinos pobres que se dedican a la siembra de amapola en amplios terrenos comunitarios de una decena de comunidades campesinas ubicadas en la zona fronteriza con México.

En lo que va de este año las fuerzas de seguridad de Guatemala han destruido plantaciones de amapola cultivas en 2,558 hectáreas del departamento de San Marcos, al noroeste del país, valoradas en unos 3,200 millones de dólares según la información oficial.

Según las autoridades, narcotraficantes mexicanos obligan a los campesinos pobres que habitan las zonas fronterizas a dedicar sus tierras al cultivo de amapola y marihuana, que una vez cosechadas son trasladadas a México en donde la procesan para luego enviar a Estados Unidos. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación