Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno y FARC logran acuerdo político clave

Una vez firmen la paz la guerrilla podrá ser un movimiento político

Los integrantes de las delegaciones del Gobierno de Colombia (izq.) y las FARC (der.) ayer en La Habana (Cuba). foto edh / EFE

Los integrantes de las delegaciones del Gobierno de Colombia (izq.) y las FARC (der.) ayer en La Habana (Cuba). foto edh / EFE

Los integrantes de las delegaciones del Gobierno de Colombia (izq.) y las FARC (der.) ayer en La Habana (Cuba). foto edh / EFE

COLOMBIA. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno colombiano cerraron ayer un acuerdo que le permitirá a la guerrilla participar como partido político.

Es el segundo acuerdo parcial de una agenda de seis puntos, en el camino de un proceso de negociaciones de paz que ya lleva un año en La Habana, Cuba.

"Hemos llegado a un acuerdo fundamental, sobre el segundo punto de la agenda... para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera denominado participación política", dijeron las partes en un comunicado conjunto leído a periodistas por el representante cubano en las negociaciones, Rodolfo Benítez.

La mesa de conversaciones tiene a Noruega, Chile y Venezuela como acompañantes en el proceso de paz.

El comunicado además indicó que las FARC se convertirán en un movimiento político con derechos y garantías.

"La firma e implementación del Acuerdo Final contribuirá a la ampliación y profundización de la democracia, en cuanto implicará la dejación de las armas y proscripción de la violencia política para todos los colombianos", expresó el texto.

Uno de los asuntos clave acordados fue que se creen "circunscripciones especiales" electorales, "en aquellos territorios que más han sufrido la violencia".

Eso significa básicamente que representantes de movimientos políticos, populares y sociales surgidos del eventual acuerdo de paz tendrán una representación "transitoria" en la Cámara de Representantes, actualmente integrada por 166 miembros elegidos por cuatro años y a nombre de sus respectivos departamentos (32 en el país).

Sin embargo, el texto del comunicado no precisa cuántos escaños exactamente tendrá cada una de esas "circunscripciones especiales". Ese tipo de mecanismos ya existen para representaciones indígenas con al menos cinco escaños desde la Constitución de 1991 y como forma de abrir una representación para esas comunidades.

Tras la lectura del comunicado conjunto las delegaciones ofrecieron de manera separada sus declaraciones con consideraciones sobre el avance de la mesa.

"Estamos buscando entonces la reconciliación. Que la política esté libre de la intimidación y la violencia", dijo el representante presidencial, Humberto de la Calle, quien además indicó que sus contrapartes de las FARC pusieron "empeño y disciplina durante las conversaciones".

Por su parte el comandante Iván Márquez a nombre de la guerrilla aseguró que "Colombia vive una primavera de sueños de justicia".

Márquez, cuyo nombre legal es Luciano Marín Arango, indicó además que es falso que los rebeldes se nieguen a recibir a las víctimas del conflicto, mientras se mostró optimista por los avances logrados.

Se decidió además que el siguiente punto de conversación será sobre la solución al problema de las drogas.

La nueva ronda se producirá el 18 de noviembre y posteriormente se discutirá las condiciones para que las FARC se sumen a la actividad política legal.

Las delegaciones instalaron la mesa de diálogo en Noruega en octubre de 2012 y un mes después se trasladó a Cuba.

El acuerdo en el tema político y otro parcial en el primer punto de la agenda, sobre una política de desarrollo agrario integral, son el mayor avance entre el gobierno colombiano y las FARC en negociaciones de paz desde los años 80, cuando se produjo un primer intento de sellar un fin del conflicto, dijo en Bogotá Héctor Riveros, exconsejero de paz en el gobierno de César Gaviria (1990-1994).

"Además han pasado los dos elementos más complicados del proceso (o los temas de la agenda), el proceso tiene seis puntos, el último es implementación... y ya llevamos dos, es decir que llevamos el 40 %, yo sí creo que hay un grado de avance significativo", añadió Rivero en entrevista telefónica.

Los diálogos en La Habana son el cuarto intento desde los años 80 de llegar a un pacto de paz con las FARC. Otros tres en el pasado fracasaron en medio de ataques armados y desavenencias. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación