Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno colombiano llega a acuerdo con líderes paro agrario

Uno de los garantes de los diálogos fue le obispo de Tunja, monseñor Luis Autusto Castro, quien en la madrugada del sábado informó sobre culminación de la protesta

. FOTO de El Espectador

. FOTO de El Espectador

. FOTO de El Espectador

El gobierno y líderes del paro agrario llegaron el sábado a un acuerdo tras 19 días de protestas y bloqueos en vías principales del país.

"Esto es un arreglo, no es la solución total", aseguró a los reporteros el recién nombrado ministro del Interior, Aurelio Iragorri Valencia, actual secretario general de la Presidencia.

"Es un plan de choque para solucionar problemas específicos que ellos (los campesinos) nos han pedido en un pliego. ¿Cuáles son esos problemas? El tema de las semillas, el tema de la financiación, el tema de los insumos, el tema de las medidas de salvaguarda, el tema de la protección a productos... de clima frío", agregó Iragorri desde la sede de las conversaciones en Tunja, capital del departamento de Boyacá y a 130 kilómetros al noreste de Bogotá.

Uno de los garantes de los diálogos fue el arzobispo de Tunja, monseñor Luis Augusto Castro, quien en la madrugada del sábado informó sobre culminación del paro agrario, especialmente de lecheros y cultivadores de clima frío como paperos y cebolleros.

El otro garante, Jorge Armando Otálora, defensor del Pueblo, dijo telefónicamente a The Associated Press que el acuerdo de Tunja demuestra que "ese es el camino que todos estábamos buscando y esperando... porque las reivindicaciones que buscaban los campesinos son muy justas y así lo reconoció el gobierno".

Otálora agregó que, por petición del vicepresidente Angelino Garzón, el objetivo ahora es tratar de solucionar paros similares que se presentan en otras regiones del país, como en los departamentos de Putumayo y Caquetá.

Si bien el miércoles un sector de camioneros de carga, que también estaba en paro desde el 19 de agosto en reclamo de una rebaja de 2.000 pesos (un poco más de un dólar) en el precio del galón de combustible, llegó a un acuerdo con el gobierno, otro grupo de camioneros mantiene bloqueada una vieja carretera que comunica a Bogotá con la ciudad de Villavicencio, a 75 kilómetros al sureste de la capital colombiana.

William González, uno de los veceros de esos camioneros, dijo a la AP por teléfono que 61 camiones cargados con petróleo, nafta y gas están paralizados en la vía Bogotá-Villavicencio. "Hay 47 camiones (parados) en Bellavista y 14 en La Nora".

A las 12 del día (1700 GMT) del sábado habrá una reunión entre las partes en Villavicencio para tratar de conjurar la crisis, indicó González, quien adicionalmente explicó que los camioneros tienen un pliego de peticiones de seis puntos.

César Pachón, uno de los principales voceros de los campesinos, sostuvo ví­a telefónica que el acuerdo del amanecer del sábado cobija básicamente a lecheros y cultivadores de los departamentos de Boyacá y Cundinamarca -ambos en el centro del país- y del sureño Nariño.

"Hubo acuerdos y también hubo cosas con las que no estuvimos de acuerdo... Hubo cosas en las que el gobierno no cedió ni nosotros tampoco", explicó Pachón, quien precisó que desde el 30 de agosto "nosotros prácticamente ya no teníamos bloqueos" en las vías o carreteras colombianas.

Lo acordado con el Ejecutivo, expresó Pachón, "no nos deja satisfechos del todo, pero no había más (qué hacer) y se lograron algunas cosas" del pliego de peticiones. La mejor experiencia del paro agrario, enfatizó, fue "la unidad del pueblo" y el saber que en Colombia a veces hay que acudir a las vías de hecho para ser escuchados.

La protesta de los cultivadores, iniciada el 19 de agosto y a la que se sumaron otros sectores como los camioneros que transportan carga, no sólo ha derrumbado la popularidad del presidente Juan Manuel Santos sino que además tiene a sus planificadores económicos en busca de fuentes de financiamiento para cubrir los diferentes compromisos adquiridos para 2014, año de elecciones presidenciales.

El 29 de agosto último se presentó el día más álgido del paro agrario cuando supuestos estudiantes que dijeron estar apoyando a los campesinos se enfrentaron a la fuerza pública en el centro de Bogotá con un saldo de decenas de heridos y detenidos. Un día después Santos ordenó la militarización de la capital colombiana.

Según una encuesta divulgada el miércoles por la firma Gallup, la popularidad de Santos, un economista de 62 años, cayó de 48% en junio a 21% en septiembre. El sondeo entrevistó a 1,200 personas en cinco ciudades con un margen de error de tres puntos porcentuales.

El mandatario aún no ha dicho oficialmente si buscará la reelección en mayo de 2014. Para eso tiene plazo hasta finales de noviembre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación