Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cifra de muertos sube a 13

Gobernador chavista se rebela contra Maduro

José vielma, gobernador de Táchira y pieza clave en la nomenclatura oficialista, le dice al gobierno de Maduro que libere a los opositores presos

La esposa del dirigente opositor venezolano Leopoldo López, Lilian Tintori (c), llamó a una marcha pacífica de mujeres para este miércoles. Foto EDH / Reuters

La esposa del dirigente opositor venezolano Leopoldo López, Lilian Tintori (c), llamó a una marcha pacífica de mujeres para este miércoles. Foto EDH / Reuters

La esposa del dirigente opositor venezolano Leopoldo López, Lilian Tintori (c), llamó a una marcha pacífica de mujeres para este miércoles. Foto EDH / Reuters

VENEZUELA. El gobernador del estado del Táchira, José Gregorio Vielma, quien ha sido partidario del chavismo y de la Revolución Bolivariana, defendió ayer la libertad de los presos políticos como Leopoldo López e Iván Simonovis, ya que considera que "puede ser el inicio para la reconciliación de Venezuela".

Simonovis es uno de los comisarios presos por las muertes que dejó el golpe de Estado de 2002 contra Hugo Chávez, y López está en una prisión militar desde el 18 de febrero.

"Todos los que están ahora presos por cuestiones políticas, mándelos para su casa. Listo, ahí comienza la paz, hermano", y "aquí hace falta que alguien diga 'borrón y cuenta nueva'", declaró Vielma. Así mismo se refirió al actual gobierno como un "régimen" del que asegura no hace parte, ya que según él, no fue electo por este sino por los ciudadanos.

Él está a cargo del estado donde más movilizaciones opositoras se han registrado y manifestó que se encuentra en una difícil situación porque está en contra de manejar las marchas pacíficas con armas y fuerza por parte de las autoridades y en cambio dice que ha dejado que los estudiantes protesten en zonas donde está permitido.

Vielma dice que los estudiantes deben tener el derecho a manifestar de forma pacífica y que sus esfuerzos se deben aplaudir.

Relató que en sus acciones por conseguir la paz, "me han dicho cobarde" desde sectores del oficialismo. "Yo he logrado muchas cosas en pro de la paz y por eso me dicen débil de mi lado", afirmó.

Reconoció que vive una "situación difícil", pero dijo que mantendrá tendiendo puentes con sectores de la oposición para lograr la paz.

Sobre la situación económica, reconoció que el problema de diferencia cambiario incide en la escasez. "Si ha habido errores del Gobierno hay que aceptarlos y de la oposición hay que aceptarlos", añadió. También cuestionó la política de "censura de todo tipo", que en su opinión, vive el país

Van 13 muertos

Mientras las barricadas tomaron ayer gran parte del este de Caracas, municipios de los alrededores de la capital y otras ciudades de Venezuela participaron en una nueva jornada de protestas.

Cocinas viejas, ramas arrancadas, televisores rotos y toda la basura que se pueda encontrar en la calle impidió el tránsito y en muchos casos ardió en barreras que hoy prácticamente paralizaron la actividad en el este de Caracas, tradicional feudo de la oposición, y en varios puntos del país en el decimotercer día de protestas contra el Gobierno.

La fiscal general, Luisa Ortega, admitió ayer que el número de personas que han muerto en las protestas desde el pasado 12 de febrero es de 13.

Ayer murió un joven en el Táchira, en el oeste del país y la zona en que los enfrentamientos entre manifestantes y Guardia Nacional son más duros, al caer de un edificio tras recibir el impacto de un perdigón, según informaron medios locales.

"Hasta ahora tenemos 13 personas fallecidas en todo el país: 6 en Caracas, 3 en Carabobo (oeste), 1 en Sucre (noreste), 1 en Lara (centro), 1 en Táchira (noroeste) y 1 en Mérida (noroeste)", precisó Ortega.

El número de personas que permanecen detenidas a raíz de los incidentes asciende actualmente a 45, de las cuales nueve son funcionarios públicos, mientras que la cantidad de heridos desde el inicio de las protestas el pasado 12, llega a 149, precisó la fiscal.

También ayer Maduro trataba de reunirse con gobernadores para preparar su llamado al diálogo nacional de este miércoles. A la cita no llegó el líder opositor Henrique Capriles, gobernador del estado Miranda, porque dijo que no "no podemos ir a lavarle la cara a un Gobierno represivo, que viola DDHH. Lo único que querían era una foto".

Los analistas son escépticos acerca del real alcance del diálogo, y muchos creen que esta convocatoria no es más que un intento de ganar tiempo para aplacar la fuerte ola de disturbios. "El gobierno está percibiendo crecientes costos entre la opinión pública nacional e internacional y con este diálogo busca una suerte de apaciguamiento", dijo el analista John Magdaleno.

Además, Maduro declaró días no laborables el jueves 27 y el miércoles de ceniza, 5 de marzo. Ambos asuetos, junto al venidero carnaval, suman una semana de inesperadas vacaciones para los venezolanos. Según el diario El País, con esto pretende ganar tiempo para sortear la crisis. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación