Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gaza vive día más sangriento con más de 100 muertos

Además, la Franja de Gaza se quedó sin luz por el bombardeo contra la única planta eléctrica

Vista de una explosión en el barrio de Tuffah tras un ataque aéreo israelí en el este de Gaza. foto edh / EFE

Vista de una explosión en el barrio de Tuffah tras un ataque aéreo israelí en el este de Gaza. foto edh / EFE

Vista de una explosión en el barrio de Tuffah tras un ataque aéreo israelí en el este de Gaza. foto edh / EFE

FRANJA DE GAZA. Unos 100 palestinos murieron en el día más sangriento de la actual ofensiva contra Gaza, después de que Israel intensificara sus ataques aéreos y terrestres sobre la franja.

Viviendas, centros de prensa, zonas de cultivo y mezquitas fueron alcanzados por morteros y misiles israelíes, que causaron además y heridas de diversa consideración a 500 personas.

Los bombardeos afectaron a varias viviendas del campo de refugiados de Al Bureij, en la región central de Gaza, donde perecieron 17 personas. Entre ellos, el alcalde del vecindario, Anis Abu Shamalah, varios menores y mujeres.

El Ejército israelí atacó también la residencia de Ismail Haniye, el exprimer ministro de Hamás y vicepresidente del movimiento islamista, que fue completamente destruida, así como oficinas de medios vinculadas al grupo.

Además dejó a la población, calculada en 1.8 millones de habitantes, en la oscuridad al atacar e inutilizar la única central eléctrica de la Franja, que tras resultar incendiada suspendió su actividad.

La destrucción de la planta acarreará también dificultades al suministro de agua potable, según advirtió el Ayuntamiento de la Ciudad de Gaza, que pidió a los residentes que racionaran el consumo del líquido.

Varias líneas eléctricas procedente de Israel también han sido dañadas durante la ofensiva, elevando la alerta sobre la situación de emergencia humanitaria de la población y con el riesgo de que la escasez de energía afecte a la prestación de servicios médicos de urgencia.

Las tropas israelíes mantuvieron por su parte la ofensiva dentro del perímetro de la Franja y en sus inmediaciones.

También Israel anunció ayer la muerte de 10 soldados, lo que supone una de las jornadas más duras en cuanto a bajas, y elevó la cifra de uniformados caídos hasta ahora a 53. Además, tres civiles, dos de ellos israelíes murieron por el impacto de proyectiles disparados desde Gaza en el transcurso de la ofensiva militar.

En el plano diplomático, la intervención internacional no logra todavía poner coto a un conflicto que ha causado ya la muerte a 1,230 personas, en su mayoría civiles palestinos, y más de 6,700 heridos.

El nuevo día de duros enfrentamientos tuvo una confusa situación intrapalestina, cuando el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasser Abed Rabbu, anunció un acuerdo con Hamás para un alto el fuego que poco después fue desmentido por la organización islamista.

El jefe del brazo armado de Hamás, Mohamed Deif, advirtió a la cadena de televisión del grupo islamista de que no habrá alto el fuego hasta que Israel no interrumpa sus "hostilidades" y "levante el bloqueo" sobre el territorio. Hamás, añadió, "no aceptará soluciones interinas", según el periódico Haaretz.

Más tarde, la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de los refugiados palestinos dijo ayer que encontró cohetes en una de sus escuelas en la Franja de Gaza y criticó con dureza a quienes los guardaron allí.

El portavoz de la agencia de ayuda para Palestina de la ONU, Chris Gunness, condenó a los responsables de colocar a civiles en situación de peligro al ocultar los cohetes en una escuela, pero no culpó específicamente a un bando en particular. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación