Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Futuro del Reino Unido está en manos de los indecisos

En un intenso último día de campaña, líderes de ambos bandos rogaron a los escoceses que estuvieran a la altura de la historia en una votación que ha dividido a familias, amigos y amantes, pero que también electrizó a la nación de 5.3 millones de ha

Futuro del Reino Unido está en manos de los indecisos

Futuro del Reino Unido está en manos de los indecisos

Futuro del Reino Unido está en manos de los indecisos

En la víspera del referendo sobre la independencia de Escocia, el destino del Reino Unido descansa en cientos de miles de votantes indecisos, mientras los sondeos muestran que los partidarios de continuar con 307 años de unión aventajan por escaso margen a los secesionistas.

En un intenso último día de campaña, líderes de ambos bandos rogaron a los escoceses que estuvieran a la altura de la historia en una votación que ha dividido a familias, amigos y amantes, pero que también electrizó a la nación de 5.3 millones de habitantes.

Desde las remotas islas escocesas del Atlántico a ciudades como Glasgow, los votantes deberán responder el jueves "Sí" o "No" a la pregunta: "¿Debería ser Escocia un país independiente?".

Cuatro sondeos -de las encuestadoras Panelbase, Survation, Opinium e ICM- mostraron un apoyo a la independencia del 48 por ciento comparado con un 52 por ciento a la unión, mientras que un quinto, de Ipsos MORI, rebajó la diferencia a 49-51.

Las encuestas también indicaron que unos 600.000 votantes seguían indecisos pocas horas antes de que abran las urnas a las 0600 GMT del jueves.

"No dejen que esta oportunidad se escape entre sus dedos. No dejen que nos digan que no podemos. Hagámoslo", dijo Alex Salmond, líder nacionalista de 59 años, en una carta abierta.

Invocando al economista del siglo 18 Adam Smith y al mayor poeta escocés, Salmond imploró a los escoceses: "Levántense la mañana del viernes en el primer día de un país mejor".

Enfrentado a la mayor amenaza interna para el Reino Unido desde la independencia de Irlanda hace casi un siglo, miembros de todos los estamentos británicos -desde el primer ministro, David Cameron, a líderes empresariales y celebridades de la cultura pop- se unieron en un último esfuerzo para convencer a los escoceses de que el Reino Unido está "Mejor Junto".

El trabajo de Cameron podría correr peligro si Escocia se separa, pero el primer ministro de 47 años ya ha reconocido que su privilegiado pasado inglés y su afiliación conservadora no le convierte en el mejor para convencer a los escoceses.

Esto ha dejado la defensa del caso unionista en manos del opositor Partido Laborista, que obtuvo 41 escaños escoceses en las elecciones británicas de 2010 y es la única formación con apoyo local capaz de competir con el secesionista Partido Nacional Escocés.

¿UN REINO UNIDO?

Si gana la independencia, Gran Bretaña y Escocia abrirían una negociación de 18 meses para decidir el destino del petróleo del Mar del Norte, la pertenencia a la Unión Europea y qué hacen con la principal base de submarinos nucleares.

Salmond acusó a Londres de una campaña liderada por los líderes empresariales para asustar a los escoceses, luego que empresas como BP y Standard Life advirtieron sobre los riesgos de la secesión.

Las autoridades británicas prometieron garantizar altos niveles de financiación estatal en Escocia, así como un mayor control sobre sus presupuestos.

Asimismo, se da por hecho que aunque los escoceses decidan seguir en la unión, la estructura del Reino Unido deberá cambiar, ya que dar más poderes a Escocia provocará un aumento en las exigencias de crear un estado menos centralizado por parte de los votantes de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.

Con más de 486.000 votantes, Glasgow es uno de los campos de batalla más importantes del referendo y la forma en que vote su electorado -tradicionalmente laborista- podría ser decisiva.

Funcionarios electorales dijeron que el resultado se conocerá el viernes por la mañana, pero los resultados parciales darán pistas sobre la tendencia cuando el recuento en grandes ciudades como Glasgow concluya alrededor de las 0400 GMT.

Se espera que el conteo en Edimburgo y Aberdeen, que junto a Glasgow aglutinan cerca de un cuarto del electorado, concluya cerca de la misma hora.

La policía descartó la posibilidad de que haya violencia, y líderes de ambos bandos aseguraron que aceptarán la voluntad de la gente sea cual sea el resultado y que trabajarán por Escocia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación