Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Frente polar deja a 140 millones bajo cero grados

Meteorólogos indican que en algunas zonas hubo temperaturas históricas de 22 y 30 grados bajo cero. La alerta en EE. UU. continúa

Muchos estadounidenses han sido afectados por las históricas bajas temperaturas. foto edh / ap

Muchos estadounidenses han sido afectados por las históricas bajas temperaturas. foto edh / ap

Muchos estadounidenses han sido afectados por las históricas bajas temperaturas. foto edh / ap

ESTADOS UNIDOS. Estados Unidos vive una de las jornadas más frías de las últimas décadas a causa de la entrada de un frente polar ártico que ha sumido a unos 140 millones de estadounidenses en temperaturas bajo cero.

Un "vórtice polar", parte de la denominada tormenta invernal "Ion", trae consigo fuertes y fríos vientos a través del medio oeste del país que se han sumado a las consecuencias de la tormenta "Hércules", la cual sacudió la costa este a lo largo de la semana y causó la muerte de al menos 16 personas.

El Servicio Nacional de Meteorología informó ayer haber registrado -22 grados centígrados en una localidad de Dakota del Norte, y 30 grados bajo cero en un municipio de Minnesota.

"Es un frío peligroso", advirtió el experto del Servicio Meteorológico Nacional Butch Dye.

Los estados de Misuri, Michigan, Kentucky, Tenesí e Illinois sufrieron nevadas durante la madrugada de ayer y ahora se enfrentan a fuertes rachas de viento helado que está creando duras capas de hielo.

Según el canal meteorológico The Weather Channel, la fuerza de la tormenta "Ion" ya descargó nieve en las montañas Rocosas y los Grandes Lagos a lo largo del sábado, mientras que ayer ya está pivotando hacia el este.

Estados Unidos no ha registrado temperaturas de este tipo desde hace dos décadas según los expertos, por lo que las autoridades sanitarias recuerdan que existe riesgo de hipotermia y han pedido a la población que en caso de salir a la calle vayan apropiadamente vestidos, y no permanezcan parados a la intemperie durante largos periodos.

Según la página flightaware.com, ayer se produjeron más de 6,000 retrasos aéreos y más de 2,500 cancelaciones de vuelos, en su mayoría provocadas por el hielo y las fuertes rachas de viento que están haciendo impracticables las pistas de aterrizaje.

De hecho, el aeropuerto neoyorquino John Fitzgerald Kennedy (JFK) suspendió momentáneamente ayer sus operaciones luego de que un avión de la aerolínea Delta patinó a causa del hielo y se salió de la pista.

Las operaciones se reanudaron horas después, explicó la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey (PANYNJ), que no detalló cuántos vuelos fueron afectados.

Trabajadores del aeropuerto esparcieron sal y arena por las pistas y vías de tránsito de los aviones.

Prueba para el alcalde

Con la nieve aún amontonada tras una fuerte tormenta invernal que amenazó con crear el caos en la ciudad, el nuevo alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, salió de su vivienda de Brooklyn y comenzó a palear.

"No hay que hacer el esfuerzo con la espalda, hay que levantarla con las rodillas", recomendó mientras limpiaba la vereda frente a su casa del vecindario de Park Slope. Poco después salió su hijo adolescente a ayudarlo, provocando una broma del alcalde, que dijo: "Una calificación de A por el esfuerzo, pero una D por la puntualidad".

Frente a la primera prueba de liderazgo sólo dos días después de haber jurado el cargo, De Blasio respondió con un despliegue de carisma de ciudadano común "un efectivo acto de arte teatral político", que hubiera sido inimaginable en su predecesor, el multimillonario Michael Bloomberg.

"He vivido en Nueva York 70 años y no recuerdo un alcalde que paleara nieve" destacó Kenneth Sherrill, jubilado catedrático de Ciencias Políticas del Hunter College. "Varios habrían terminado en emergencia si lo hubieran intentado", agregó.

Después de 12 años de Bloomberg, un rígido hombre de negocios, la tormenta ofreció un vistazo a un nuevo estilo de líder en De Blasio, además de sus claras diferencias políticas.

De alguna manera, la tormenta brindó una oportunidad para que De Blasio demuestre su capacidad gerencial. Dijo su primera prueba: "Con la información que tengo ahora, doy a todos una A por el extraordinario esfuerzo y extraordinaria efectividad". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación