Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Francisco es el Obispo de Roma

Francisco llegó media hora antes para bendecir una placa que renombra como Juan Pablo II.

El Papa sigue caracterizándose por su humildad.

El Papa sigue caracterizándose por su humildad.

El Papa sigue caracterizándose por su humildad.

ROMA. El Papa Francisco fue formalmente instalado ayer como obispo de Roma en una ceremonia caracterizada por una mayor sencillez frente a los ritos y pompas habituales de sus predecesores cuando éstos asumieron sus deberes pastorales.

En otra señal de que Francisco considera su misión de pontífice como un servicio de la humildad, aprovechó su llegada a la Basílica de San Juan de Letrán para honrar al Papa Juan Pablo II que conserva una alta popularidad en Roma.

Francisco llegó media hora antes para bendecir una placa que renombra como Juan Pablo II —fallecido en 2005— la esquina de la plaza afuera de la iglesia.

Francisco aplaudió y dio su bendición cuando el alcalde de Roma develó una placa de piedra sencilla y de color blanco con la inscripción "Plaza Juan Pablo II" en una sección de la gran plaza, que es frecuente escenario de conciertos gratuitos de rock así como de manifestaciones políticas y sindicales.

Francisco, que hizo hincapié en la importancia de la sencillez, llegó al acto de develación con una sotana blanca simple, en contraste modesto con la vestimenta del cardenal italiano que le dio la bienvenida y que utilizaba una capa roja.

La ceremonia vespertina de instalación, que duró dos horas, es importante para la Iglesia, en virtud de que un papa es pontífice porque fue elegido obispo de ROM A.—AP.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación