Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Francia refuerza ofensiva contra el terrorismo: envía portaaviones a Iraq

La movilización del Charles de Gaulle se justifica ante recientes atentados en París. La nave llevará 2,000 marines y 21 cazas.

El presidente de Francia, François Hollande tras su discurso en el portaaviones Charles de Gaulle que se encuentra en las costas de Toulon, al sur de Francia. Foto edh / ap

El presidente de Francia, François Hollande tras su discurso en el portaaviones Charles de Gaulle que se encuentra en las costas de Toulon, al sur de Francia. Foto...

El presidente de Francia, François Hollande tras su discurso en el portaaviones Charles de Gaulle que se encuentra en las costas de Toulon, al sur de Francia. Foto edh / ap

PARÍS. El presidente francés, François Hollande, anunció ayer que envió al portaaviones Charles de Gaulle para que contribuya a la lucha contra los extremistas del Estado Islámico (EI) en Iraq, así como para combatir el terrorismo en la región.

En un discurso ofrecido a las Fuerzas Armadas desde ese portaaviones cerca de la base de Tolón, indicó que su movilización se justifica por la situación actual en Oriente Medio.

El portaaviones, según recalcó, trabajará "en estrecho vínculo" con las fuerzas de la coalición internacional y permitirá disponer tanto de "los medios de proyección en caso de tensiones adicionales" como de "información preciada" para mejorar la intervención en ese país contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI)

El Charles de Gaulle, joya de la Marina francesa que es propulsado por energía nuclear, es en palabras de Hollande "un instrumento de fuerza y de potencia", "símbolo" de la independencia de Francia, que "manifiesta la capacidad política, militar y diplomática" del país.

A bordo, según recordaron hoy los medios franceses, viajan 2,000 marines, doce cazas de combate Rafale y nueve Súper Étendard, cuatro helicópteros y un avión de vigilancia.

Le acompañan además como refuerzo un grupo aeronaval compuesto por una fragata de defensa antiaérea, un submarino nuclear de ataque y un petrolero para su suministro, por lo que, según resume el diario "Le Parisien", se trata de un "pequeño Ejército".

El discurso de Hollande llega en un momento en que se ultima para esta noche el despliegue en el país de 10,500 militares para garantizar su seguridad interior, cifra con la que por primera vez se supera el número de soldados movilizados en el extranjero (8,500) y que se produce en respuesta a los atentados de la semana pasada.

Regresa Charlie Hebdo

Mientras, la revista Charlie Hebdo volvió ayer a los quioscos con un Mahoma en la portada mostrando el eslogan "Je Suis Charlie" (Yo soy Charlie) para abrir un tirada ampliada e histórica que se agotó en pocos minutos y que se reproducirá durante dos semanas hasta alcanzar los 5 millones de ejemplares.

A primera hora de ayer los quioscos empezaban a colgar carteles de "No queda 'Charlie Hebdo'" y en unos minutos se habían finiquitado los 700,000 ejemplares distribuidos originalmente, frente a su tirada habitual de 60,000.

Sin embargo, el autodenominado "periódico irresponsable" ha anunciado que imprimirá 5 millones de copias de este número, que venderá durante las próximas dos semanas, para que los lectores no tengan que recurrir a la reventa en internet, donde se ofertan ejemplares por $600.

El esperado regreso de la cabecera, con la mitad de páginas que en una tirada normal y cuya portada ha sido criticada en Irán, Egipto, Afganistán o Turquía, ha coincidido con nuevos avances en la investigación, detenciones y reacciones políticas dentro y fuera de Francia.

La Fiscalía belga anunció ayer que ha detenido al traficante que vendió a los hermanos Kouachi las armas con las que ejecutaron a doce personas en su asalto al semanario satírico, al tiempo que Al Qaeda en Yemen reivindicó oficialmente la autoría de los atentados de París, que el grupo extremista dice haber planeado y financiado. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación