Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Francia convoca a embajadora de EE.UU. por supuesto espionaje

El presidente francés François Hollande hablará con su homólogo estadounidense Barack Obama en las próximas horas. Por su parte EE.UU. rechaza las acusaciones sobre espionaje

El presidente francés François Hollande interviene durante una conferencia de prensa en una cumbre de la Unión Europea en Bruselas, el 22 de junio de 2015.

El presidente francés François Hollande interviene durante una conferencia de prensa en una cumbre de la Unión Europea en Bruselas, el 22 de junio de 2015.

El presidente francés François Hollande interviene durante una conferencia de prensa en una cumbre de la Unión Europea en Bruselas, el 22 de junio de 2015.

El primer ministro francés afirmó que Estados Unidos debe hacer todo lo posible, y pronto, para reparar el "daño" a las relaciones bilaterales debido a las revelaciones de que la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense espió a presidentes y altos funcionarios franceses.

Manuel Valls dijo el miércoles a los legisladores que las revelaciones de documentos de WikiLeaks que describieron interceptaciones de la NSA (siglas en inglés de la agencia) eran "inadmisibles" entre aliados.

Valls agregó que Francia convocó a la embajadora estadounidense Jane Hartley al ministerio de relaciones exteriores el mismo miércoles para una "explicación oficial" sobre las actividades de la NSA.

Anticipó que el presidente francés François Hollande hablará con su homólogo estadounidense Barack Obama en las próximas horas. Altos funcionarios de inteligencia franceses también viajarán pronto a Estados Unidos.

Hollande mantuvo reuniones de emergencia el miércoles tras las revelaciones de WikiLeaks de que la NSA había espiado a los últimos tres mandatarios del país europeo.

Hollande calificó las revelaciones como una brecha de seguridad "inaceptable".

Los documentos parecen mostrar a altos funcionarios de París entre 2006 y 2012 hablar con franqueza sobre la economía griega y las relaciones con Alemania, así como del espionaje estadounidense a sus aliados. Aunque no hubo grandes sorpresas, la difusión de los archivos provocó furia y bochorno en el gobierno francés.

La embajadora Hartley fue convocada al ministerio de Exteriores, dijo el vocero oficial Stephane Le Foll. Hollande enviará próximamente a Washington al principal coordinador de inteligencia para asegurarse de que se han cumplido las promesas hechas después de las revelaciones de 2013 y 2014 sobre actividades de la NSA.

Le Foll dijo que el espionaje es "incomprensible" y que "Francia no fisgonea a sus aliados".

La embajada estadounidense no formuló declaraciones sobre las filtraciones de WikiLeaks.

El vocero del Consejo Nacional de Seguridad estadounidense Ned Price dijo en un comunicado el martes por la noche que Estados Unidos "no está interviniendo ni intervendrá las comunicaciones del presidente Hollande". Price no respondió a afirmaciones de que Estados Unidos había espiado anteriormente a Hollande o sus predecesores, Nicolas Sarkozy y Jacques Chirac.

Hollande convocó a dos reuniones de emergencia el miércoles como resultado de las filtraciones: primero con los máximos cargos de seguridad y después con los jefes parlamentarios.

En la reunión de gabinete del miércoles, "recordamos a todos los ministros que deben ser cautelosos en sus conversaciones", dijo Le Foll.

Dos de los cables filtrados -que tratan del entonces presidente Sarkozy y su predecesor Chirac, estaban rotulados "USA, AUS, CAN, GBR, NZL", un indicio de que el material sería compartido con Gran Bretaña, Canadá y otros miembros de la alianza de inteligencia llamada "Cinco Ojos".

Los documentos publicados por el diario francés Liberation y el cibersitio de investigación Mediapart significan que Francia se ha unido a Alemania en la lista de países aliados de Estados Unidos a los que vigiló la NSA

"Esto implica actos inaceptables que ya han dado pie a discusiones entre Estados Unidos y Francia", dijo Hollande en un comunicado tras una reunión de emergencia del consejo de defensa.

El comunicado indicó que Francia ha reforzado sus medidas de protección tras conocer el documento, sin entrar en detalles.

La divulgación parece haber sido planeada para coincidir con una votación en el Parlamento francés sobre una iniciativa de espionaje que legaliza la amplia vigilancia de presuntos terroristas. El Senado aprobó la norma el martes y está previsto que la cámara baja haga lo propio el miércoles.

No hubo confirmación inmediata sobre la veracidad de los documentos, que se referían a escuchas entre 2006 y 2012, aunque WikiLeaks tiene experiencia previa en la publicación de material de inteligencia y cables diplomáticos.

Un asesor de Sarkozy dijo a la AP que el exmandatario considera inaceptables esos métodos, y en especial por parte de un aliado. El asesor no estaba autorizado a ser identificado de manera pública. No hubo comentarios de inmediato de Chirac.

Francia es uno de los países aliados de Estados Unidos que dependen en gran parte de la capacidad de espionaje estadounidense para evitar amenazas terroristas y de otra clase.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación