Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fotos: Recorre Coober Pedy, el pueblo subterráneo de Australia

Todas y cada una de las residencias de los habitantes de Coober Pedy, incluidas las iglesias, los hoteles, los restaurantes, los comercios o las galerías de arte, están en el subsuelo,

Una de las iglesias en ese pueblo

Una de las iglesias en ese pueblo

Una de las iglesias en ese pueblo

En Australia existe un pueblito llamado Coober Pedy, a 850 kilómetros al norte de Adelaida, la ciudad más poblada del estado de Australia Meridional, a simple vista parece un asentamiento minero como otro cualquiera. Mucho polvo rojizo, calor, la nada más absoluta hasta donde alcanza la vista. Allí el único árbol, de hecho, fue soldado a partir de chatarra de hierro.

Quizá llame la atención el campo de golf sin césped, pura tierra seca, que sólo se usa por la noche a fin de evitar las tórridas temperaturas y que se juega con pelotas incandescentes para poder localizarlas en la oscuridad. Todo un espectáculo. Pero lo cierto es que lo más interesante del pueblo no está en su superficie sino bajo la tierra.

Debido a las duras condiciones climatológicas de Australia ( la temperatura ronda los 48 grados centígrados en verano), los trabajadores de esta mina de ópalo han optado por un sistema radical a la hora de asentarse con su familia: vivir bajo tierra. De esta forma, todas y cada una de las residencias de los habitantes de Coober Pedy, incluidas las iglesias, los hoteles, los restaurantes, los comercios o las galerías de arte, están en el subsuelo, lejos de los ardientes rayos del sol. Coober Pedy es un anglicismo del nombre indígena Kupa Piti, que significa "hombre blanco en un agujero".

La mitad de los habitantes de Coober Pedy, gran parte de ellos nativos de la zona, viven en casas excavadas bajo tierra, llamadas dugouts. Lo hacen desde el momento en que 1915 se halló aquí un ópalo gigantesco.

Atraídos por una especie de Fiebre del Ópalo (una de las piedras semipreciosas más valoradas del mundo) parecida a la Fiebre del Oro acaecida en la California de 1849, llegaron hasta estas remotas tierras inmigrantes de todos los puntos del planeta, pero sobre todo de procedencia eslava, como yugoslavos y serbios, que fueron los primeros en vivir bajo tierra aprovechando los túneles que excavaban para encontrar ópalo. Una técnica que habían heredado de unos soldados australianos veteranos de la Primera Guerra Mundial,

Los serbios también fueron los responsables de construir la primera Iglesia Serbia subterránea con paredes de tierra compacta. Sería sólo la primera de muchas iglesias subterráneas que construirían los mineros que practicaban religiones diferentes. Este detalle multicultural también se puede apreciar en el acento australiano de sus habitantes: muy pocos lo poseen.

Desde entonces, como topos humanoides procedentes de hasta 45 nacionalidades distintas, fueron construyendo una ciudad bajo la superficie de la tierra que se mantenían frescas en los días más calurosos y que no tenían nada que envidiar a una casa corriente, con luz eléctrica y aire acondicionado incluidos.

En el censo de 2006, Cobber Pedy tenía una población de 1.916 habitantes (1.084 hombres y 832 mujeres).

Coober Pedy también ha servido de escenario para muchas películas, como Mad Max, más allá de la Cúpula del Trueno, protagonizada por Mel Gibson y Tina Turner. O Planeta Rojo (sin duda se parece a Marte, con sus propios colonizadores), Pitch Black o Priscilla, reina del desierto. Sin olvidar que fue también uno de los lugares que visitaron los participantes de la segunda temporada del concurso televisivo El gran reto.


Ver mapa más grande

Con información de xatakaciencia.com

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación