Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Honduras

Fiscalía decomisa 19 bienes a familia acusada de blanqueo

Las incautaciones fueron contra propiedades de la familia Rosenthal

Policías y agentes de la Fiscalía Contra el Crimen Organizado aseguran una de las propiedades en San Pedro Sula.

Policías y agentes de la Fiscalía Contra el Crimen Organizado aseguran una de las propiedades en San Pedro Sula. | Foto por Agencia EFE

Policías y agentes de la Fiscalía Contra el Crimen Organizado aseguran una de las propiedades en San Pedro Sula.

TEGUCIGALPA. El gobierno de Honduras decomisó ayer 19 empresas del Grupo Continental y cinco viviendas propiedad del exvicepresidente Jaime Rosenthal y dos familiares más acusados por la justicia de Estados Unidos de lavar dinero procedente del narcotráfico a través de dichas compañías y un banco de su propiedad.

“Estas medidas tienen por objeto preservar la disponibilidad de los bienes (de los Rosenthal) a fin de evitar que en el transcurso de la investigación puedan ser traspasados a otros, lo que presentaría dificultades a la justicia”, dijo el Ministerio Público.

Medios locales reportaron ayer que miembros de la familia Rosenthal extrajeron en la noche del martes muebles de sus residencias y lo transportaron a sitios desconocidos.

En el operativo, dirigido por Fiscalía Contra el Crimen Organizado y la Oficina Administradora de Bienes Incautados, participaron centenares de policías, militares, jueces y fiscales distribuidos por cinco provincias del país: Cortés, Colón, Atlántida, Santa Bárbara y Francisco Morazán.

A lo largo del día continuarían las acciones en empresas financieras, inmobiliarias, hoteleras, importadoras de abarrotes y vehículos, una empacadora de carne, una compañía azucarera, viviendas y propiedades. 

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de EE.UU. designó el 7 de octubre a varias empresas del grupo, presidido por Jaime Rosenthal, “como empresas que desempeñan un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos proveyendo servicios de lavado de dinero para apoyar actividades de tráfico internacional de narcóticos de múltiples traficantes de drogas centroamericanos y de sus organizaciones”.

La designación estadounidense incluye a Yani, hijo de Rosenthal, y a Yankel sobrino del empresario y que es el único que está detenido en EE.UU. Ambos ocuparon altos cargos gubernamentales. Yankel fue ministro de inversiones del actual presidente hondureño Juan Orlando Hernández. Yani fue ministro durante el gobierno de Manuel Zelaya, derrocado por un golpe de estado en 2009.

A la confiscación de las 19 empresas se suma la incertidumbre generada por la liquidación forzosa el 9 de octubre del Banco Continental, de los mismos propietarios.

Ayer, numerosos clientes exigían furiosos la devolución de sus ahorros y depósitos y bloqueaban algunas calles ante la mirada indiferente de la policía.

“¡No somos narcotraficantes, queremos nuestros ahorros!”, corearon algunas personas frente a la mayor oficina del banco en Tegucigalpa.

Muchos de ellos están confundidos porque adujeron que el gobierno no ha dado información suficiente sobre el modo en que se devolverán los depósitos.

Evasio Asencio, liquidador oficial de la entidad, con unos 220,000 clientes, indicó que “los fondos están asegurados y se pagará todo a todos”.

La presidenta de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros, Ethel Deras, dijo que la devolución de ahorros y depósitos está programada para que cada cliente retire siguiendo un orden alfabético hasta $9,600 en otros 4 bancos.

Indicó que en esta semana se honrarán los compromisos de los clientes más pequeños, mientras que a los inversionistas -con mayores cantidades de depósitos- se devolverá el dinero tras la primera ronda de pagos o después que se vendan las empresas de la familia Rosenthal.

Los fondos en dólares son pagados en moneda local, el Lempira.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación