Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fiscalía alemana abre propia investigación por tragedia aérea en Francia

Según el presidente de la aerolínea, el avión A320 de Germanwings, que se estrelló en el sur de Francia, "es inexplicable" y que el aparato estaba técnicamente en un estado "impecable".

Düsseldorf. La fiscalía de Düsseldorf ha abierto una investigación por la catástrofe del avión de Germanwings que se estrelló en los Alpes franceses con 150 personas a bordo, centrada tanto en la identificación de las víctimas como en las circunstancias de su muerte.

Así lo avanzó la edición digital del semanario alemán "Der Spiegel", según el cual el fiscal Christoph Kumpa de la ciudad renana, destino del avión que partió de Barcelona, asumirá esas investigaciones en estrecho contacto con las autoridades francesas.

Sus diligencias discurrirán en paralelo a las de la fiscalía de Marsella, añade ese medio, según el cual el aspecto fundamental será previsiblemente los ocho minutos que transcurrieron desde que se perdió el contacto con el aparato hasta que se estrelló.

El fiscal de Marsella encargado del caso, Brice Robin, explicó que los exámenes complementarios al análisis de la caja negra "tardarán varios días". Y tras recordar que la segunda caja negra aún no se ha encontrado, el fiscal indicó que se ha abierto una investigación por "homicidio involuntario" y que en ella se ha movilizado a 10 magistrados de Marsella y otros cuatro de Aix-en-Provence, así como a 200 investigadores de la Gendarmería.

Entre tanto, un equipo de expertos del departamento federal de la Policía alemana (BKA) se desplazó al lugar de la catástrofe para participar en la identificación de las víctimas, 72 de las cuales eran alemanes.

Desde el mismo aeropuerto de Düsseldorf , el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, garantizó en una comparecencia ante los medios que su aerolínea "no ahorra ni ahorrará en seguridad" y aseguró que la compañía vive "los momentos más dramáticos de sus sesenta años" de historia.

También afirmó que el accidente del avión A320 de Germanwings, en el sur de Francia, "es inexplicable" y que el aparato estaba técnicamente en un estado "impecable".

A la pregunta de por qué el vuelo salió con media hora de retraso, el presidente de Lufthansa dijo que se debió simplemente a que en ese momento había congestión aérea.

El grupo Lufthansa, matriz de la aerolínea de bajo coste Germanwings, ha reiterado que los dos pilotos tenían suficiente experiencia.

Spohr, que hizo las declaración de regreso de Francia, informó asimismo de que Lufthansa organizará dos vuelos, uno desde Barcelona y otro desde Düsseldorf, para trasladar a los familiares de las víctimas que lo deseen al lugar del siniestro.

Mientras, el presidente de Germanwings, Thomas Winkelmann, informó asimismo desde el aeropuerto de Düsseldorf de que de las 150 personas que viajaban a bordo del A320 de su aerolínea, 72 eran alemanes y 35 españoles, aunque el Gobierno español asegura que eran 51 españoles. De momento existe confusión sobre la nacionalidad de los pasajeros a bordo del vuelo 4U9525, que en algunos casos podrían tener doble nacionalidad.

Tanto Germanwings como el Gobierno español han dicho que se trata de cifras que pueden variar.

Germanwings trabaja conjuntamente con el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán para contactar a todos los familiares de los pasajeros del A320 y ya se ha puesto en contacto con 123 familias pero faltan 27 restantes. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación