Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Felipe González: "Venezuela despilfarró $800,000 Mlls."

El expresidente dice que este país está peor de lo que estuvo Cuba

Usuarios se quejan de que hay colas para comprar comida, medicinas, baterías de carros, etc. foto edh / internet

Usuarios se quejan de que hay colas para comprar comida, medicinas, baterías de carros, etc. foto edh / internet

Usuarios se quejan de que hay colas para comprar comida, medicinas, baterías de carros, etc. foto edh / internet

MADRID. El expresidente del Gobierno español Felipe González afirmó ayer que Venezuela ha "despilfarrado solo en exportaciones de petróleo 800,000 millones de dólares" y ahora las familias venezolanas tiene que vivir con "cartillas de racionamiento".

Al afirmar que los países que "distribuyen sin crear llevan a la pobreza", González se mostró convencido de que Venezuela está actualmente en una situación peor que la estuvo Cuba durante el periodo especial de 1992-95, debido al "estraperlo".

"En Cuba un kilo de arroz para cada familia era un kilo de arroz, pero en Venezuela significa tres cuartos de kilo, si llega, y un cuarto de kilo en el mercado negro, lo que en España llamamos el estraperlo", dijo ayer el expresidente en la clausura de la conferencia del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que se celebró en Madrid de cara a las elecciones municipales de mayo.

González criticó de esta forma que haya "crisis alimentaria en un país de los más ricos del mundo en recursos" como es Venezuela, al que comparó con España.

"No como nosotros, pobres de solemnidad, que el único recurso del que disponemos es la gente, y por eso tenemos que cultivarla, educarla y mantenerla sana", sostuvo González.

También se refirió a su decisión de defender como abogado a los políticos opositores venezolanos presos Leopoldo López y Antonio Ledezma, este último alcalde metropolitano de Caracas.

"Soy demócrata y me importa más la libertad del que no piensa como yo que la del que piensa como yo", declaró.

Dicha decisión fue aplaudida por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien aseguró que los socialistas están "muy orgullosos" de que defienda la "libertad de los presos en Venezuela", como socialistas y como españoles, porque "socialismo es libertad".

Pero la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, dijo el mes pasado que Felipe González "no tiene facultades" para ejercer la abogacía en Venezuela.

"Él no tiene facultades ni para ejercer la abogacía en Venezuela ni para entrometerse en los asuntos internos de Venezuela, de tal forma que yo le recomiendo que si le fue mal en su otro negocio (...) que se rebusque la vida de otra forma", dijo la canciller en rueda de prensa con medios internacionales el 25 de marzo.

El líder opositor Leopoldo López está encarcelado desde hace más de un año, acusado de instigación pública y daños a la propiedad e incendio por los hechos violentos del 12 de febrero de 2014 en Caracas, que fueron el detonante de las protestas antigubernamentales que se registraron hasta mayo pasado.

El alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, detenido el pasado 20 de febrero por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), está acusado de conspiración y asociación para delinquir.

La decisión de González de defender a los líderes opositores venezolanos, según las mismas fuentes consultadas, se debe al continuo deterioro de la situación de los derechos humanos en Venezuela y a la ausencia de garantías jurídicas de los acusados, presos en la cárcel militar de Ramo Verde, en las afueras de Caracas.

Recientemente, 25 expresidentes iberoamericanos firmaron la 'Declaración de Panamá', un llamado de alerta a la VII Cumbre de las Américas sobre la "severa crisis democrática" en Venezuela, donde piden "soluciones negociadas", libertad para los presos políticos y garantías para las próximas elecciones.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación