Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El exilio desaprueba sacar a Cuba de lista de terroristas

Ayer organizaron protestas contras las recientes medidas adoptadas por EE. UU.

Los cubanos que residen en Miami están divididos: los primeros inmigrantes se oponen a acuerdos Obama-Castro, pero los jóvenes creen que es lo apropiado de cara al futuro. foto edh

Los cubanos que residen en Miami están divididos: los primeros inmigrantes se oponen a acuerdos Obama-Castro, pero los jóvenes creen que es lo apropiado de cara al futuro....

Los cubanos que residen en Miami están divididos: los primeros inmigrantes se oponen a acuerdos Obama-Castro, pero los jóvenes creen que es lo apropiado de cara al futuro. foto edh

MIAMI, EE. UU. La gran mayoría de los cubanos exiliados en EE. UU. no está de acuerdo con que el gobierno del presidente Barack Obama revise la inclusión de Cuba en la lista de países a los que se les considera patrocinadores del terrorismo, según un sondeo publicado ayer.

Una encuesta nacional publicada en The Miami Herald y Tampa Bay Times refleja que un 60 % de los cubanos residentes en EE. UU. rechaza que el secretario de Estado, John Kerry, analice la posibilidad de retirar a Cuba de la lista de países que Estados Unidos considera patrocinadores del terrorismo.

El sondeo, elaborado a 400 cubanos residentes en EE. UU., la mitad de ellos en Florida, refleja que apenas un 22 % está a favor de esa revisión, tras el anuncio hecho esta semana por Obama del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el Gobierno de Cuba, rotas desde 1961.

El estudio de la firma Bendixen & Amandi International refleja que respecto al anuncio de Obama de normalizar las relaciones con Cuba, los cubanos en el país están divididos: 48 % en desacuerdo y 44 % a favor.

Y un 50 % de los encuestados, contra un 39 %, se muestra a favor de que se establezca un consulado en la ciudad de Miami, en el condado de Miami-Dade, donde se concentra el grueso de los cubanos que viven en EE. UU., y cuyo alcalde, Tomás Regalado, ya ha hecho público su oposición a dicha posibilidad.

Para Fernand Amandi, encargado del estudio, más allá de datos concretos la encuesta refleja la existencia de dos tipos de exiliado cubano, uno con marcado acento político, que emigró antes del éxodo del puerto de Mariel, en 1980, y otro más joven, calificado como un inmigrante económico.

"Está la comunidad de exilados más vieja que durante años dominó la discusión sobre Cuba. Y está la generación más nueva, la comunidad cubanoamericana del presente y el futuro", detalló Amandi, al The Miami Herald.

La primera manifestación de protesta contra la decisión del presidente Obama organizada por el exilio cubano, y realizada ayer en Miami, sirvió para medir el calado que el anuncio ha producido entre los exiliados jóvenes.

Se manifiestan

Varias decenas de organizaciones de exiliados cubanos y según los organizadores, de "opositores en la isla" convocaron a una concentración ayer en Miami para expresar su disgusto con las medidas de normalización de las relaciones bilaterales anunciadas por el presidente Barack Obama. "Concesiones hechas por la administración de Obama al régimen totalitario del general Raúl Castro".

La protesta, se desarrolló en el Parque José Martí del vecindario de la Pequeña Habana, un enclave del exilio cubano, fue organizada por el Directorio Democrático Cubano y la Asamblea de la Resistencia junto a más de 40 organizaciones del exilio y de la oposición dentro de la isla. Entre quienes se sumaron a la llamada Concentración por la Democracia en Cuba está José Luis García Pérez "Antúnez", un conocido opositor de la isla que pasó 17 años encarcelado.

La concentración fue "para protestar las concesiones unilaterales del gobierno de Obama al régimen de la isla, para recordar a cuatro jóvenes asesinados por una conspiración" en la que participaron tres agentes cubanos liberados por las autoridades estadounidenses y para apoyar a la resistencia cubana de la isla, expresó Orlando Gutiérrez, secretario general del Directorio Democrático.

"Es el comienzo de una jornada cívica para apoyar al Congreso a que no libere el embargo", dijo.

Aunque en menor cantidad, también se expresaron públicamente algunos cubanos-estadounidenses que respaldan una apertura con la isla.

Ayer en La Habana, en la sesión de clausura de la Asamblea Nacional, Castro reconoció que el levantamiento del embargo impuesto por EE. UU. a la isla hace más de cinco décadas, "será una lucha larga y difícil" que también necesitará de la movilización de la comunidad internacional y de la sociedad estadounidense para poder lograrse. "Se ha dado un paso importante, pero queda por resolver lo esencial, que es el cese del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, recrudecido en los últimos años en particular en el ámbito de las transacciones financieras", afirmó Castro. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación