Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Exalcalde denuncia torturas en prisión

Descartó pedir asilo en EE. UU. y garantizó que volverá "muy pronto" a su país cuando su salud se lo permita.

Enzo Scarano salió libre el miércoles pasado.

Enzo Scarano salió libre el miércoles pasado.

Enzo Scarano salió libre el miércoles pasado.

FLORIDA. Un exalcalde opositor de Venezuela que estuvo detenido en la misma prisión militar donde permanece Leopoldo López, denunció ayer que fue sometido a tortura psicológica y malos tratos, pero aseguró que regresará a su país después que se recupere de varios problemas de salud por los que está recibiendo tratamiento médico en Miami.

Asilo político en Estados Unidos "no, para nada. Tengo todo en Venezuela. Yo sigo en Venezuela y voy a seguir en Venezuela toda mi vida", aseguró Enzo Scarano, quien permaneció más de 10 meses detenido en su país tras ser destituido de su cargo por el Tribunal Supremo de Justicia que alegó que el opositor desacató una orden judicial que le exigía desmontar unas barricadas en su municipio.

"Voy a volver a mi país a trabajar, construir, dialogar, y a estar con mi gente. No tengo nada que temer", dijo el exalcalde del municipio central de San Diego, del estado Carabobo, liberado después que médicos determinaron que tenía serios problemas de salud.

Scarano, quien declinó especificar cuándo regresará a Venezuela, indicó que junto a López y a otros dos presos políticos "hemos sido torturados en la parte sentimental, y con la familia".

Los otros dos presos políticos a los que se refirió eran el exalcalde de la ciudad de San Cristóbal, Daniel Ceballos; y Salvatore Lucchese, un exdirector de la policía municipal de San Diego.

Dijo que la tortura comenzó desde el mismo momento en que fue sometido a juicio para ser destituido ya que le dieron solo cinco minutos para preparar su defensa.

"Se cometieron todas las aberraciones en el proceso legal" de destitución, y "violaron la constitución por todos lados", aseveró.

Explicó que la primera celda en la que permaneció detenido estaba "totalmente quemada, sin luz, y con escombros en el piso". Allí lo mantuvieron encerrado e incomunicado durante tres días, en los que solo recibió una botella pequeña de agua y una comida diaria, dijo. "Fueron 10 meses y 15 días muy duros", expresó.

Consultado sobre si había sido golpeado físicamente, expresó que "el día de la pesquisa hubo agresión física", y eso quedó plasmado en un acta que la fiscalía.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación