Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Evo: la bonanza se terminó para Bolivia

El presidente boliviano ha convocado a expertos para que lo asesoren

Evo: la bonanza se terminó para Bolivia

Evo: la bonanza se terminó para Bolivia

Evo: la bonanza se terminó para Bolivia

LA PAZ. El presidente Evo Morales reconoció ayer que la bonanza se terminó para Bolivia tras la caída de los precios de las materias primas y convocó a expertos internacionales para que lo asesoren para enfrentar la crisis.

"Va a afectarnos (la crisis), no será mucho... ahora vamos a ver si somos una revolución o no. Cuando tenemos plata (dinero) todos felices y contentos pero hay que estar preparados para la crisis", dijo en una reunión con embajadores bolivianos.

Señaló que la "tarea urgente" para el próximo año será enfrentar los efectos de la crisis y anunció que convocará a "expertos internacionales" para que lo asesoren.

"La rebaja de los precios del petróleo es una agresión económica del imperio esencialmente contra Venezuela y Rusia", acotó.

Bolivia depende de las ventas de gas natural a Brasil y Argentina cuyo precio está asociado al del petróleo. Cerca de 80% de las exportaciones el año pasado fueron gas y minerales, cuyos precios también están en caída.

Los expertos estiman que el país dejará de recibir más de 1,000 millones de dólares por exportaciones de gas. Los efectos se sentirán a partir del segundo semestre de 2015 debido a que los precios del energético se ajustan cada tres meses.

En tanto, las exportaciones de minerales cayeron casi un 5% el primer semestre del año.

Desde que Morales llegó al gobierno en 2006 la economía boliviana tuvo una bonanza que el país no conoció antes gracias a los buenos precios del gas y la nacionalización de los hidrocarburos que decretó el mandatario ese año. Desde entonces los ingresos se incrementaron en nueve veces.

Hasta el año pasado Bolivia acumuló la mayor reserva internacional en relación al tamaño de su economía. El flujo de ingresos permitió que Morales ejecute obras de gran impacto como teleféricos, carreteras, aeropuertos y la puesta en órbita del primer satélite, acrecentando su popularidad.

La bonanza económica boliviana, que en el 2013 logró un crecimiento récord del 6.5 %, se mantuvo en el 2014 con una previsión superior al 5 %, el mayor crecimiento de la región, propiciado sobre todo por las ventas de gas a los vecinos Brasil y Argentina.

A lo largo del año se impulsaron las prospecciones de yacimientos de hidrocarburos en zonas no exploradas del país, última esperanza para enfrentar el impacto que tendrá sobre las arcas estatales del país andino la tendencia bajista de los precios del crudo y el gas.

Las boyantes finanzas permitieron que Bolivia tirara en junio pasado la casa por la ventana para recibir en la ciudad de Santa Cruz a los líderes del G77 y China para celebrar los 50 años de la creación del grupo y discutir una agenda de desarrollo internacional post 2015. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación