Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estudiante de Zimbabue: "Por favor, no me den el pésame por Cecil"

En una carta abierta un estudiante de doctorado considera que la reacción e indignación que causó la muerte de Cecil es desmedida y no conoce la versión de los lugareños, pues afirma que en Zimbabue no lloran por los leones

León Cecil

La polémica que rodeó la muerte del león Cecil a manos de un cazador estadounidense a vuelto a resurgir con la carta abierta de un estudiante de doctorado de Zimbabue, de acuerdo con una publicación de cnnespanol.

Goodwell Nzou consieró que la reacción de los medios y de las personas que se indignaron por la muerte del animal no solo es desmedida, sino que no toma en cuenta un punto esencial: en Zimbabue, los leones matan a las personas.

En un escrito publicado el 4 de agosto en el periódico The New York Times, Nzou, quien cursa un doctorado en Biociencias Moleculares y Celulares en la Wake Forest University, afirma que en Zimbabue no lloran por los leones.

El estudiante relata que recibió muchos mensajes donde le daban el pésame por la muerte de Cecil y le preguntaron si el animal vivía cerca de la aldea donde se crió. 

La reacción de Nzou cuando supo de la noticia fue de alegría: "Un león menos para amenazar a familias como la mía", señaló.

Sin embargo, se dio cuenta que todas las noticias ponían al cazador como el antagonista.

"¿Acaso todos los norteamericanos que firmaron peticiones de hecho entienden que los leones matan a las personas? ¿Entienden que todo lo que se habla de que Cecil era "amado" y un "favorito de los locales" solo es un asunto de los medios? ¿Acaso Jimmy Kimmel se conmovió porque Cecil había sido asesinado o porque lo confundió con Simba de El Rey León?", se pregunta Nzou en su carta.

Comentó que en su aldea, rodeada de áreas de conservación, ningún león ha sido amado o les han dado un apodo afectuoso: "Ellos son objetos de terror", aseguró.

Nzou cuenta en el escrito que cuando tenía 9 años recuerda que su familia vivía aterrorizada por un león que merodeaba por su casa y que un pariente fue atacado.

Añadió que "cuando mataron al león finalmente, a nadie le importó que fuera una persona local o un cazador de trofeos blancos, si fue cazado legal o ilegalmente. Bailamos y cantamos para celebrar la desaparición de la bestia y que habíamos escapado del peligro".

"No me malinterpreten: para los zimbabuenses, los animales salvajes tienen un significado casi místico. Pertenecemos a clanes y cada clan tiene un animal como un antecesor mitológico. (...) Pero nuestro respeto por estos animales no nos ha impedido cazarlos o permitir que los cacen. (Estoy familiarizado con los animales peligrosos: perdí mi pierna derecha por una mordedura de serpiente cuando tenía 11 años)", continúa Nzou.

El estudiante finaliza diciendo que los zimbabuenses están sorprendidos porque a los norteamericanos les importan más los animales africanos que las personas africanas.

"No nos digan qué hacer con nuestros animales cuando ustedes permiten que se cacen los leones de montaña que están cercanos a extinguirse. Y por favor no me den el pésame por Cecil a menos de que estén dispuestos a ofrecerme condolencias por los habitantes que asesinó o que pasan hambre por cuenta de sus hermanos, o por la violencia política".

Con información de CNN en Español.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación