Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos sancionará a Venezuela si no dialoga con la oposición

Washington opina que Venezuela necesita mediación internacional

Guardias nacionales venezolanos durante una protesta de la oposición en la autopista de Prados del Este, en Caracas. Foto EDH / REUTERS

Guardias nacionales venezolanos durante una protesta de la oposición en la autopista de Prados del Este, en Caracas. Foto EDH / REUTERS

Guardias nacionales venezolanos durante una protesta de la oposición en la autopista de Prados del Este, en Caracas. Foto EDH / REUTERS

WASHINGTON. Estados Unidos advirtió ayer que aunque no busca imponer sanciones a Venezuela, tales medidas podrían convertirse en una herramienta importante si el Gobierno de Nicolás Maduro no otorgara espacio democrático a la oposición.

"Ningún país quiere implementar sanciones, pero no podemos decir que no vamos a implementarlas porque quizá llega un momento en que las sanciones, de alguna manera u otra, son una herramienta muy importante", dijo en conferencia de prensa la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental Roberta Jacobson.

"Si no hay movimiento, si no hay la posibilidad de diálogo, si no hay espacio democrático para la oposición, claro que tenemos que pensar en eso y estamos pensando en eso", agregó la funcionaria al dejar en claro que ningún escenario incluye acciones militares.

Jacobson subrayó la importancia de trabajar junto a sus aliados en la región "en la manera de implementar cualquier tipo de sanción o de acción porque son mucho más eficaces si hacemos esas cosas juntos".

Es la primera vez que el Gobierno estadounidense explica en qué circunstancias sopesaría aplicar sanciones, ya que hasta el momento solo había dicho por qué prefiere no aplicarlas por el impacto que representaría para sectores de bajos recursos.

Congresistas estadounidenses presentaron este mes en ambas cámaras proyectos de ley que ordenan al presidente Barack Obama sancionar a los funcionarios del Gobierno venezolano responsables de violar derechos humanos.

No obstante, insistió en que Venezuela "necesita la asistencia de alguien de fuera" del país, sea "una persona, un grupo o una institución", porque "hasta ahora hemos visto que las discusiones están sucediendo en la calle, y no en la mesa" de diálogo.

Jacobson indicó que buscará intercambiar embajadores con la nación sudamericana una vez que se haya consolidado un diálogo con "todas las partes en la mesa" y manifestó su expectativa ante las recomendaciones para el diálogo en Venezuela de la misión de cancilleres de la Unasur, tras reunirse con el gobierno de Maduro y con dirigentes opositores.

Pide audiencia en el Senado

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, expresó el jueves su expectativa de que la comisión de relaciones exteriores celebre una audiencia sobre las sanciones y dijo que espera convencer a suficientes integrantes para que el pleno del Senado apruebe el proyecto de ley de su autoría.

"Espero que en las próximas semanas podamos proceder con estas sanciones a estos individuos asociados con el Gobierno (venezolano), como el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello y otros", dijo Rubio al pronunciarse sobre Venezuela en el pleno de Senado por segunda vez durante el último mes.

"En las próximas semanas los identificaremos por nombre, las propiedades que poseen y los activos que tienen en nuestra nación", agregó tras mostrar una docena de fotografías relacionadas con las protestas.

Sobre Corina Machado

Jacobson se mostró además "muy preocupada" por la situación de la diputada opositora María Corina Machado "y muchas otras personas en la oposición, algunos de ellos detenidos sin cargos y otros sin la posibilidad de defenderse", y aseguró que ha recibido "información sobre la posibilidad de abusos bajo detención".

Consideró "muy lamentable" que a Machado no se le permitiera intervenir ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) el pasado viernes pese a haber sido acreditada por Panamá, porque ella era "un miembro de la Asamblea Nacional y tiene todo el derecho de hablar libremente sobre la situación" en su país.

Respecto a las ofertas que EE.UU. ha recibido de Caracas para normalizar las relaciones, enfriadas desde la retirada mutua de embajadores en 2010, Jacobson insistió en que "primero, en este momento, la discusión debe ser entre los venezolanos".

Ayer, Machado aseguró a la cadena privada Caracol, que no tiene miedo de ser reprimida por las fuerzas del gobierno de Nicolás Maduro y prometió retomar su curul en la Asamblea Nacional

"Yo iré en el debido momento, tengo el mandato del pueblo, y ellos se saben perdidos y descubiertos frente al mundo en su carácter dictatorial", indicó en entrevista telefónica desde Caracas.

La líder opositora señaló que "12 mil millones de dólares le regalan a Cuba mientras en Venezuela no hay suministros médico y la gente se muere de hambre, y pareciera que Cuba tiene poder de veto en la OEA, sin ni siquiera formar parte del organismo".

Agradeció el gesto del gobierno de Panamá que facilitó su participación la semana pasada en la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Al final hablé desde la silla de Panamá y a su gobierno y decir que tengan la seguridad de que no muy lejos voy a volver a la OEA, a hablar por Venezuela y desde la silla de Venezuela", enfatizó Machado.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación