Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

España expulsará a los cabecillas de pandillas de origen latino

La medida del gobierno español busca luchar contra grupos que califica como "organizaciones criminales" No podrán volver a ese país en al menos cinco años Deportarán a 34 pero hay otros 94 en la mira

Un supuesto integrante de la pandilla Dominican Don't Play (DDP) entra a la Audiencia Provincial en 2011. Foto EDH / Tomada del diario español El País

Un supuesto integrante de la pandilla Dominican Don't Play (DDP) entra a la Audiencia Provincial en 2011. Foto EDH / Tomada del diario español El País

Un supuesto integrante de la pandilla Dominican Don\'t Play (DDP) entra a la Audiencia Provincial en 2011. Foto EDH / Tomada del diario español El País

MADRID. Sin andarse por las ramas, España expulsará a cabecillas de pandillas de origen latino que operan en su país, como una medida de luchar contra esos grupos que la Justicia española califica como "organizaciones criminales".

El diario español El País publicó ayer que un total de 34 cabecillas y dirigentes de las principales bandas latinas asentadas en la región serán expulsados de España, de acuerdo con l anuncio hecho por la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.

El medio informó sobre la medida tomada por el gobierno, la cual "supone una novedad en la lucha contra esos grupos violentos, que hasta la fecha se limitaba a penas de cárcel o sanciones administrativas", indica.

Y añade que dos de esas deportaciones serán inmediatas, debido a que la Delegación del Gobierno ya finalizó los trámites administrativos y judiciales; en ambos casos los expulsados tienen prohibido regresar a España por un periodo de cinco y 10 años, dice la publicación.

El País explica que a los pandilleros les revocarán la nacionalidad española, les anularán los permisos de residencia y los expulsarán del país.

Las medidas han sido dictadas por la Secretaría de Estado de Seguridad el año pasado, entidad que estableció los parámetros que debían cumplir los integrantes de las bandas latinas para ser expulsados, agrega el periódico.

"Entre ellos figura pertenecer a grupos violentos que ya han sido considerados como organizaciones criminales por el Tribunal Supremo. La delegada del Gobierno puso como ejemplo a los Latin King", menciona el diario.

Los expulsados

El País indica que de los 34 cabecillas pendientes de expulsión, 12 pertenecen a los Ñetas, ocho a los Trinitarios, siete a los Dominican Don't Play (DDP) y cinco a los Latin King. Los dos restantes son integrantes de Las Maras.

El responsable de la lucha contra las pandillas latinas en España, el inspector jefe Ricardo Gabaldón, declaró al medio que ese último grupo "no está organizado en Madrid... Tan solo hemos detectado la presencia de estos dos responsables y hemos iniciado los procedimientos de expulsión".

Además, Cifuentes explicó que en 14 casos se aplicará la expulsión por estancia irregular y que otros seis expedientes se tramitan por condenas a penas de más de un año de prisión, mientras que en cuatro casos será denegada la renovación de los permisos de residencia, dice la publicación.

El periódico añade que la lista de los 34 cabecillas incluye a otros 94 miembros de bandas latinas, a los que la policía y los servicios de Extranjería están investigando para aplicarles medidas similares, lo que elevaría la cifra a 128 personas a ser expulsadas.

El proceso

De acuerdo con el artículo de El País, el proceso de expulsión puede durar unos seis meses, debido a que la Ley de Extranjería es "extremadamente garantista", según recalcó Cifuentes.

"A cada paso que dé la Administración, la persona puede recurrir, y una vez que se haya concluido el expediente puede acudir incluso a los tribunales. Esto lo dilata bastante", explicó la funcionaria, según el artículo.

Además detalló que no a todos los afectados se les aplica el mismo procedimiento, ya que depende de si hay una sentencia judicial condenatoria o no y, en caso de que exista, el proceso es más rápido.

Y como una medida del gobierno español en su lucha contra las pandillas, la delegada anunció que se impondrá un mayor control de fronteras en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas para evitar que las personas que sean deportadas puedan entrar de nuevo en España, dice El País.

"Lo que debe quedar claro a todos estos grupos es que se va a actuar con toda la contundencia y que se les va a expulsar de España si pertenecen a estas bandas violentas", recalcó Cifuentes.

El medio citó a Gabaldón, quien cifró en unos 350 los integrantes de las bandas latinas. Las más importantes suelen tener entre 60 y 70 miembros, dice. "Mantienen una gran rivalidad entre ellas, de forma que si el número de miembros de una baja, otra suele ocupar su territorio, con los consiguientes enfrentamientos", explicó.

Agrega que desde enero de 2012 han realizado 1,048 detenciones de miembros de bandas latinas y muchas de ellas son por reincidencia. Indicó que solo en febrero han arrestado a 16 trinitarios, seis de ellos agredieron a sus rivales de los Ñetas.

Y añadió que los otros diez agredieron a dos vigilantes de seguridad en la estación de Atocha tras montar una trifulca en un tren procedente de Leganés. Gabaldón explicó que los pandilleros se reúnen en la plaza de toros de La Cubierta, en Madrid.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación