Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

España despide a Adolfo Suárez, uno de los artífices de la Transición

La mañana de este lunes se instaló una capilla ardiente en el Congreso de los Diputados en Madrid para homenajear al expresidente fallecido ayer a los 81 años de edad

El cortejo fúnebre con el féretro de Adolfo Suárez al llegar al Congreso de los Diputados. Foto EFE

El cortejo fúnebre con el féretro de Adolfo Suárez al llegar al Congreso de los Diputados. Foto EFE

El cortejo fúnebre con el féretro de Adolfo Suárez al llegar al Congreso de los Diputados. Foto EFE

Miles de españoles desfilaban el lunes por la capilla ardiente del primer presidente de la Transición, Adolfo Suárez, fallecido el domingo a los 81 años, en medio de una avalancha de homenajes y reconocimientos a uno de los principales artífices del paso de la dictadura a la democracia.

En una imagen inusual, los Reyes de España y los cuatro presidentes vivos de los últimos 40 años, así como políticos de todo el arco parlamentario, presentaron sus respetos a Suárez, cuyo féretro estaba cubierto con la bandera nacional, en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados.

El ataúd llegó a la sede parlamentaria a las 10 de la mañana y entró en el Congreso por la puerta principal, la de los Leones, en silencio, a hombros de militares, solo con un redoble de tambores, y seguido de su familia.

A la izquierda de la escalinata de entrada se encontraban el actual jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y los presidentes de las dos Cámaras, mientras que a la derecha se situaron los otros tres dirigentes de la democracia: Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

"Fue un grande, que tomen medidas y le copien muchos de los que hay ahora", dijo en Radio Nacional de España un hombre que hacía cola en el exterior del edificio, reflejando la admiración de muchos ciudadanos hacia un político que ayudó a convertir a España en una democracia moderna tras 40 años de franquismo.

"Adiós al mito de la Transición" en el diario El Mundo o "El forjador de la democracia", en El País, son algunos ejemplos de las despedidas que publican en portada todos los medios de comunicación como homenaje a una figura muy discutida en sus cuatro años al frente del Gobierno pero que ganó reconocimiento con los años.

El Rey, considerado principal artífice de la unión de las "dos Españas" tras la muerte de Franco en 1975, acudió a la capilla ardiente acompañado de la Reina y la infanta Elena para despedir a su amigo, después de dedicarle un mensaje de despedida televisado, al igual que hizo el presidente Rajoy.

Suárez murió el domingo en una clínica madrileña por el empeoramiento de una enfermedad neurológica que padecía desde hace más de una década, según anunció el portavoz de la familia.

El político conservador - doctor en derecho - fue elegido en 1976 por el rey Juan Carlos I para presidir el Gobierno que convocaría las primeras elecciones democráticas en España en casi 50 años, y de cuyo Parlamento salió la Constitución española de 1978, una de las más longevas de la historia de España.

"El dolor no es obstáculo para recordar y valorar uno de los capítulos más brillantes de la historia de España, la Transición que protagonizada por el pueblo español impulsamos Adolfo y yo junto con un excepcional grupo de personas de diferentes ideologías unidos por una gran generosidad y un alto sentido del patriotismo", dijo el Rey en su discurso del domingo.

Numerosos actos oficiales fueron suspendidos en el primero de los tres días de luto que concluirán con un funeral de Estado en la catedral de La Almudena en Madrid el próximo lunes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación