Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Caracas

La escasez en Venezuela golpea hasta los partos

Las maternidades están hacinadas, falta el agua y son normales los cortes de luz, advierten varias organizaciones del país

El deterioro de los hospitales obliga al personal a rechazar pacientes por la falta de medicinas básicas.

El deterioro de los hospitales obliga al personal a rechazar pacientes por la falta de medicinas básicas. | Foto por Internet

El deterioro de los hospitales obliga al personal a rechazar pacientes por la falta de medicinas básicas.

CARACAS. Un estricto control cambiario y de precios vigente desde hace más de una década ha empeorado la falta intermitente de alimentos y medicinas, según analistas, alterando la vida diaria de los venezolanos y también de los que están por nacer. 

La escasez se agrava en ciudades como Maracaibo, cerca a la frontera con Colombia, por el contrabando de la mercancía, que se revende a mejor precio en el país vecino.

En zonas fronterizas ya es costumbre que las mujeres embarazadas salgan de casa al amanecer para invertir su tiempo en hacer largas colas y poder acumular pañales y otras medicinas básicas antes de que nazca el bebé.

Algunas simplemente dejan de comprar lo que necesitan. La escasez de insumos en el sector de salud también ha incrementado el riesgo de mayores complicaciones durante el embarazo en el país, según alertan médicos y grupos de derechos humanos.

Maternidades y unidades pediátricas “presentan hacinamiento, no hay suficientes incubadoras, falta el agua y son normales los cortes de luz.

Hay equipos dañados y no hay insumos quirúrgicos ni funcionan los bancos de sangre”, apunta un informe conjunto de las organizaciones locales  Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida) y Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea).

El deterioro de los hospitales obliga al personal médico a rechazar pacientes por la falta de insumos y medicinas básicas como antibióticos, un problema que se ha unido a un éxodo de profesionales de la salud, que abandonan Venezuela en medio de la crisis económica y de inseguridad.

Desde que aumentó la falta de productos básicos el año pasado, muchos indicadores han dejado de difundirse. 

Las últimas cifras disponibles del Ministerio de Salud muestran un incremento de la mortalidad infantil del 2.35% de enero a octubre del año pasado en comparación con el mismo período del 2013. 

El sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, culpa a los empresarios de acumular medicamentos y productos para incrementar el descontento contra su gobierno.

“La crisis está peor cada día, porque cada día hay más desabastecimiento”, dijo una obstetra, bajo la condición de anonimato, porque no tiene permiso de hablar con los medios de comunicación durante sus labores en el centro asistencial.

“Traigo guantes, sondas, gasas de afuera. En el día las pacientes buscan donde sea, pero en la noche es peligroso”, añadió la doctora, que admitió estar considerando emigrar del país.

Siete de cada 10 medicamentos no están disponibles en el país, estima la Federación Farmacéutica de Venezuela.

Las vacunas contra la varicela escasean y es intermitente el abastecimiento de las que protegen a los chicos de enfermedades como polio y hepatitis, según la Sociedad de Puericultura y Pediatría de Venezuela.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación