Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Escasez de medicina llega a 95 % en hospitales públicos

Miles de pacientes sin tratamiento por la falta de medicamentos

Protesta de médicos, en Caracas, por la escasez de insumos en los hospitales. Foto EDH/ Internet

Protesta de médicos, en Caracas, por la escasez de insumos en los hospitales. Foto EDH/ Internet

Protesta de médicos, en Caracas, por la escasez de insumos en los hospitales. Foto EDH/ Internet

CARACAS. El presidente de la Federación Médica de Venezuela, Douglas León Natera, denunció que la escasez de medicamentos es "bárbara" en instituciones públicas de la salud alcanzando hasta 95%, falla que se extiende a instituciones privadas para reponer tanto insumos como equipos. Así lo declaró en una entrevista en el programa Diálogo Con de Televen.

Natera apuntó que "no se puede entender que hay escasez de medicamentos y ahora tengas que anotarte para que en una farmacia o centro de comercialización y te vayan a llamar (en relación al Sistema de Asignación de Medicamentos - Siamed). El que lo crea es buen creyón, pero si entras en la computadora y buscas un anticonceptivo oral, no lo consigues. No es posible que eso no se consiga, ni siquiera preservativos. Hay una serie de enfermedades crónicas que se ven afectadas por esta situación".

Con el Siamed, los pacientes deberán acudir a la farmacia de su preferencia para inscribirse en un registro. Posteriormente serán notificados sobre la llegada del medicamento vía mensajes de texto.

Para el presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela (Ferfaven), Freddy Ceballos, la escasez de fármacos es consecuencia de la falta de divisas y no de las dificultades con la cadena de distribución, por lo que el Siamed para pacientes con enfermedades crónicas no podrá garantizar mejoras.

"El Siamed no garantiza mejoras en el abastecimiento de medicinas sencillamente porque no hay fármacos. No se trata de la distribución", dijo.

El sistema de salud de Venezuela, que durante mucho tiempo fue motivo de orgullo para el régimen, atraviesa una profunda crisis.

Miles de pacientes no pueden recibir tratamientos médicos esenciales, y miles más están en lista de espera para someterse a cirugías que podrían ser vitales, debido a que los médicos no tienen el material quirúrgico.

Las restricciones cambiarias y los controles de precios obstaculizan la posibilidad de que estos sean suministrados por empresas farmacéuticas. La caída del precio del petróleo, primera fuente de ingresos, ha agravado sustancialmente una situación que ya era precaria.

"La situación de la salud en el país la sabe perfectamente el pueblo de Venezuela que ha tenido la oportunidad de asistir a un hospital (...). Ni si quiera a las clínicas les dan los dólares para reponer equipos, menos a los hospitales. Una institución privada donó preservativos y los tiene retenidos en la aduana. Muchas medicinas vienen trianguladas desde Cuba", dijo León Natera.

En visitas realizadas a Venezuela Human Rights Watch (HRW) advirtió que había faltantes de medicamentos para el tratamiento del dolor, asma, hipertensión, diabetes y enfermedades cardíacas, entre otras. Había también escasez de jeringas, gasas y agujas, y los hospitales no podían hacer análisis básicos de laboratorio.

Por otro lado, Natera añadió que más de diez mil trabajadores de la salud se han ido del país. Especificó que de esa cantidad, alrededor de 7,830 médicos se han ido al exterior mientras que de instituciones privadas se han ido al exterior otros 2,500 médicos, sumando un total de 10,300 galenos que han abandonado el país. " Esto forma parte de un estudio que hemos hecho desde 2003 hasta hoy", apuntó.

Se refirió a las detenciones y acusaciones del Estado a médicos que han denunciado problemas en sus recintos de salud, como el caso del doctor Carlos Rosales, presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados del país, quien fue detenido por el Sebin por denunciar escasez en centros médicos.

Caso similar al del doctor Ángel Sarmiento, Presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua, que denunció 8 muertes sospechosas en el hospital de Maracay, y fue calificado de terrorista, del que León Natera informó que "tuvo que abandonar el país".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación