Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Escándalo de Petrobras pone en jaque megaobras en Brasil

El diario español El País indica que son cuatro proyectos en manos de empresas investigadas

Un grupo de brasileños protesta contra la corrupción en la entrada de Petrobras, en diciembre del año pasado. foto edh / archivo

Un grupo de brasileños protesta contra la corrupción en la entrada de Petrobras, en diciembre del año pasado. foto edh / archivo

Un grupo de brasileños protesta contra la corrupción en la entrada de Petrobras, en diciembre del año pasado. foto edh / archivo

SAO PAULO. El escándalo de corrupción en Petrobras, la petrolera estatal de Brasil, tiene en jaque cuatro megaobras en ese país previstas para 2015, publicó ayer El País, de España.

El periódico detalla que los cuatro proyectos que el gobierno de Dilma Rousseff pretende concluir este año son una central hidroeléctrica, un trasvase, la reforma de una carretera y la ampliación de la red ferroviaria. Dichas obras fueron prometidas dentro del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), uno de los proyectos estrella de Rousseff en este segundo mandato.

El riesgo de que esos proyectos se vean afectados se debe a que en los cuatro participa al menos una de las empresas investigadas por el supuesto pago de sobornos para conseguir licitaciones con Petrobras, indica el medio.

El País cita a Claudio Frischtak, economista y presidente de la consultoría de negocios Inter. B., quien explica que "los retrasos en las obras en 2015 van a depender de la percepción del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) de que existen indicios de corrupción en otras áreas económicas, y no solo en los contratos firmados por las constructoras con la estatal. En ese caso, la corte puede solicitar la revisión de los contratos y hasta abrir nuevas licitaciones".

La publicación señala que una de las obras principales que más está en vilo es la hidroeléctrica de Belo Monte, al norte de Brasil.

Esa es la mayor obra de infraestructura del país, ya que tendrá la capacidad de abastecer el 40 % de las viviendas en el país. Su inicio de operaciones estaba previsto para el próximo mes de febrero, pero arrancaría hasta 2016, debido a que está pendiente de la decisión final de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica, apunta el diario.

La hidroeléctrica Belo Monte está a cargo de las constructoras Camargo Corrêa, Andrade Gutierrez y Odebrecht, todas envueltas en la trama de corrupción, añade el medio.

Odebrecht es la empresa preseleccionada en el gobierno del expresidente Mauricio Funes para continuar con la construcción de la represa El Chaparral en El Salvador.

De acuerdo al periódico español, otro de los proyectos que saldrían afectados es el trasvase del río São Francisco, que debía funcionar desde 2010 y en 2011 estuvo a punto de ser abandonado debido a contratos y costos desfasados y proyectos con errores.

El Gobierno brasileño afirma que la obra estará lista en diciembre de este año, pero hasta ahora solo ha avanzado un 32 %, indica el medio.

La publicación señala que el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) sospecha que en esa obra hubo un sobreprecio de 93 millones de reales (unos $35.3 millones) en sus contratos, los cuales fueron firmados Odebrecht y Queiroz Galvão, otra de las firmas investigadas en Brasil y ligada a otro proyecto hídrico en El Salvador.

Queiroz Galvão fue contratada para ampliar la presa hidroeléctrica 5 de Noviembre.

El País menciona que también peligra la ampliación de la importante carretera BR-163 que atraviesa el país de norte a sur y sirve para trasladar la producción nacional de soja, la cual inició en 2006 y debe terminar a final de 2015.

Y apunta que lo mismo sucede con la ampliación de la red ferroviaria que cruzará nueve Estados del país y que el TCU detectó sobreprecio.

A eso se suma que la fiscalía brasileña investigará si hubo irregularidades en la utilización de recursos de Petrobras durante la construcción del estadio Arena Corinthians, en Sao Paulo, una de las doce sedes del Mundial de Fútbol Brasil 2014, informó ayer la prensa local.

La constructora Odebrecht que es la responsable de la obra, indicó que necesita recopilar más información para pronunciarse. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación