Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Era "imposible" detectar la corrupción en estatal Petrobras, dice exdirector

Afirma que sólo hay operaciones ilícitas practicadas por "algunos" de los directivos.

Sergio Gabrielli, expresidente de la estatal Petrobras.

Sergio Gabrielli, expresidente de la estatal Petrobras.

Sergio Gabrielli, expresidente de la estatal Petrobras.

BRASILIA. El expresidente de Petrobras Sergio Gabrielli afirmó hoy que, dado el "gigantesco" volumen de negocios de la empresa, era "imposible" detectar mediante mecanismos internos las corruptelas en la petrolera estatal brasileña.

"Esto es un caso de Policía y sólo la Policía podía descubrirlo", declaró Gabrielli ante una comisión parlamentaria que investiga una vasta red de corrupción que desde fines de la década de 1990 habría desviado miles de millones de dólares de la mayor empresa de Brasil.

Gabrielli explicó que para una empresa con 90,000 empleados y un volumen multimillonario de negocios es "imposible" detectar la actividad ilícita de unos "pocos directores".

Según el expresidente de la compañía, "no hay ninguna corrupción sistemática en Petrobras", sino operaciones ilícitas practicadas por "algunos" de los directivos que han sido descubiertas y están en manos de la Justicia.

Las afirmaciones de Gabrielli, dirigente del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), caldearon los ánimos de los diputados de opositores, que se afincaron en declaraciones de un exgerente de la empresa que, en esa misma comisión, declaró que la corrupción en Petrobras se acentuó cuando esa formación llegó al poder.

Pedro Barusco, exgerente de Servicios de Petrobras, detenido por el caso y quien se comprometió a devolver a los cofres públicos $100 millones producto de esas maniobras, aseguró que la corrupción "se institucionalizó" desde 2003, cuando el PT asumió el poder con Luiz Inácio Lula da Silva, antecesor de la presidenta Dilma Rousseff.

Según la Policía, las empresas privadas involucradas obtenían contratos amañados con Petrobras, cuyos precios eran inflados, y la diferencia era repartida entre todos los miembros de la red de corrupción y los políticos que amparaban esas maniobras ilegales.

Además, ayer, el Superior Tribunal de Justicia (STJ), segunda corte en importancia del país, anunció que el gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, y el de Acre, Tiao Viana, serán investigados por su supuesta participación en corruptelas en la petrolera estatal brasileña.

En el escándalo de corrupción en Brasil están ligadas las empresas Odebrecht y Queiroz Galvão, preseleccionadas en El Salvador durante el gobierno de Mauricio Funes, para ejecutar obras hídricas.

Queiroz Galvão fue contratada para ampliar la presa hidroeléctrica 5 de Noviembre y Odebrecht fue preseleccionada para construir El Chaparral. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación