Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Colombia

Envían a prisión a implicados en la muerte de 32 niños en incendio de bus

Los cuerpos de los niños serán entregados a familiares el miércoles de la próxima semana debido al tiempo que demandan los exámenes de ADN, dijo Medicina Legal

Familiares, alumnos y maestros encienden velas en un altar colocado en la escuela Antonio Nariño en memoria de los niños que murieron en el incendio de un autobús.

Familiares, alumnos y maestros encienden velas en un altar colocado en la escuela Antonio Nariño en memoria de los niños que murieron en el incendio de un autobús.

Familiares, alumnos y maestros encienden velas en un altar colocado en la escuela Antonio Nariño en memoria de los niños que murieron en el incendio de un autobús.

Los dos presuntos responsables de la muerte de 32 niños en un autobús que se incendió en la costa Caribe de Colombia fueron enviados a prisión por orden de un juez, se informó el miércoles.

La medida judicial afectó a Jaime Gutiérrez y a Manuel Salvador Ibarra, quienes respectivamente eran el chofer del bus y el pastor evangélico que lo contrató. La diligencia se cumplió en el puerto caribeño de Santa Marta, a unos 750 kilómetros al norte de Bogotá.

Ambos fueron afectados con medida de detención preventiva por su presunta responsabilidad en el delito de "homicidio simple con dolo eventual en concurso homogéneo", explicó la Fiscalía en un comunicado de prensa.

Ninguno de los dos aceptó el mencionado cargo y ambos fueron enviados a una cárcel de Santa Marta, pero según la Fiscalía por razones de seguridad podrían ser trasladados a un penal de otra ciudad.

La tragedia ocurrió hacia el mediodía del domingo en el municipio de Fundación, en el departamento de Magdalena y a unos 660 kilómetros al norte de la capital colombiana.

Funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía lograron establecer, según el reporte oficial, que el automotor "sólo contaba con el sistema de funcionamiento a gas, por lo que tanto el conductor como el líder espiritual, al no conseguir que les vendieran este combustible por las condiciones precarias en que se encontraba la buseta, habrían decidido instalar un dispositivo artesanal irregular para el suministro de gasolina".

La Fiscalía relató que "este sistema consistía en colocar una manguera al carburador y suministrar la gasolina para hacer funcionar el vehículo; con ello los hoy procesados lograron realizar tres viajes antes del siniestro".

En el informe oficial se indicó que, al parecer, el autobús se apagó en dos ocasiones por falta de gasolina, "en las cuales al manipular el dispositivo instalado permitió que se regara combustible alrededor de la tapa del motor, lo que ocasionó que se produjera una chispa en el motor de arranque, causando el inicio del incendio y posterior muerte de los infantes".

Los cuerpos de los niños serán entregados el miércoles de la próxima semana debido al tiempo que demandan los exámenes de ADN, explicó Carlos Valdés, director nacional de Medicina Legal.

Luego se verá si se hace un sepelio colectivo, ha dicho Luz Estella Durán, alcaldesa de Fundación.

El accidente también dejó a otras 20 personas lesionadas. De ellas, al menos nueve están graves.

El incendio ocurrió cuando los niños regresaban a casa después de participar en actividades bíblicas impartidas en uno de los cinco centros de la iglesia evangélica pentecostal en la zona.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación