Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Empresas presionan a Congreso EE. UU. por reforma migratoria

Afirman que es indispensable contratar a trabajadores en tareas que los estadounidenses no están dispuestos a desempeñar

Los hispanos son conocidos por su disposición a laborar y hacer trabajos que los estadounidenses se niegan. Sus jornadas de trabajo son largas y laboran en todo tipo de clima. foto edh / aP

Los hispanos son conocidos por su disposición a laborar y hacer trabajos que los estadounidenses se niegan. Sus jornadas de trabajo son largas y laboran en todo tipo...

Los hispanos son conocidos por su disposición a laborar y hacer trabajos que los estadounidenses se niegan. Sus jornadas de trabajo son largas y laboran en todo tipo de clima. foto edh / aP

WASHINGTON. Los ejecutivos principales de una docena de las compañías más grandes de Estados Unidos divulgaron ayer una carta al Congreso en la cual exigen acciones para la reforma del sistema de inmigración.

Los directivos de empresas como Tyson Foods, Coca Cola, McDonald's, Choice Hotels, Cargill, Lowes Hotels y Exelon reclamaron una "solución práctica" para la situación de millones de inmigrantes que residen ilegalmente en Estados Unidos.

El Senado, con mayoría demócrata, aprobó hace casi un año una reforma de la ley de inmigración que permitiría la legalización de más de 11 millones de extranjeros, abriendo una senda para que eventualmente accedan a la ciudadanía estadounidense.

El proyecto de ley del Senado incluye además un programa de visas para trabajadores con baja capacitación, como la que buscan los autores de la carta, quienes señalaron en este momento no hay una manera realista en que trabajadores de baja capacitación que no tengan familia en Estados Unidos vengan de manera legal para tener un empleo a tiempo completo. "El Congreso tiene la obligación de llenar este hueco", escribieron los ejecutivos.

Pero la Cámara de Representantes, donde la mayoría la tienen los republicanos, ni siquiera ha elaborado un proyecto de reforma legal.

Las empresas indicaron, en su carta pública, que la posibilidad de contratar, legalmente, a trabajadores en tareas que los estadounidenses no están dispuestos a desempeñar es "indispensable" para sus negocios.

"Esto es indispensable para nuestros negocios, pero también es crítico para la nación", escribieron. "Sin un programa de visas temporales de trabajo, Estados Unidos no puede tener esperanza de terminar con la inmigración ilegal".

"Los empleadores deben procurar, primero, la contratación de estadounidenses", señala la carta. "Pero, si no pueden encontrar suficientes trabajadores estadounidenses, deberían tener la posibilidad de contratar trabajadores extranjeros rápida, fácil y legalmente".

Las empresas apuntaron que muchos trabajadores con bajas cualificaciones laborales solo pueden obtener visas para labores de zafra (estacionales) y no pueden recibir visas para trabajar todo el año.

Los empresarios apoyan el otorgamiento de visas de más largo plazo, contenido en la legislación aprobada por el Senado, junto con mejores sistemas de vigilancia de la frontera y de identificación en los lugares de trabajo.

Muchos cabilderos de empresarios, activistas y otras personas consideran que si el Congreso no actúa antes de que llegue el receso anual legislativo de agosto no habrá oportunidad para aprobar una reforma en este año electoral en el Congreso, lo que implica que no se haría hasta que un nuevo presidente asumiera el poder en 2017.

Aunque el presidente de la Cámara, John Boehner, no ha mencionado públicamente ningún plan para votar las iniciativas, un pequeño grupo de legisladores y asesores trabajan tras bambalinas para preparar la legislación en caso de que surja una oportunidad.

Mientras tanto, activistas externos y autoridades de la Casa Blanca trabajan para mantener el tema de la inmigración en el foco de atención. El presidente Barack Obama se reunió en la Casa Blanca el lunes con un grupo de enfermeras para hablar sobre el tema, que es uno de los principales de su segundo período presidencial. Obama dijo a las enfermeras que había 50 % de probabilidades de que los representantes tomaran medidas en el asunto el mes próximo y posiblemente más si mantienen su labor de activismo, según Alvin Vitug, un enfermero de 31 años que asistió a la reunión.

Si el Congreso no actúa para agosto, se espera que Obama lo haga ejecutivamente y tome medidas para reducir las deportaciones, que han llegado a cifras récord durante su gobierno. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación