Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Emblemático preso de Venezuela obtiene prisión domiciliaria

Para el chavismo el exsecretario de Seguridad es un "conspirador"

Simonovis ayer junto a su esposa Bonny (d) y su hija Ivana (c) asomados a la ventana de su casa en Caracas. foto edh / efe

Simonovis ayer junto a su esposa Bonny (d) y su hija Ivana (c) asomados a la ventana de su casa en Caracas. foto edh / efe

Simonovis ayer junto a su esposa Bonny (d) y su hija Ivana (c) asomados a la ventana de su casa en Caracas. foto edh / efe

CARACAS. La justicia venezolana concedió ayer el beneficio temporal de prisión domiciliaria a Iván Simonovis, un excomisario considerado un conspirador por el Gobierno que ha sufrido un deterioro de su salud tras casi una década en la cárcel, en un caso emblemático tomado como bandera por la oposición política de Venezuela.

Simonovis, ex-Secretario de Seguridad de Caracas, está preso desde fines de 2004 acusado de participar en el asesinato de cuatro manifestantes durante una marcha que terminó con un breve golpe de Estado contra el fallecido Hugo Chávez en 2002.

Fue condenado junto a otros policías a 30 años de prisión, la pena máxima en el polarizado país. Desde entonces su salud se ha venido deteriorando severamente, y luego de años de reclamos la justicia decidió darle el beneficio de ser atendido en casa.

"Mi esposo @Simonovis se encuentra en casa con nosotros, su familia", escribió ayer en su cuenta de Twitter la esposa de Simonovis, la abogada Bony Pertiñez.

"La juez de ejecución acordó otorgarle a @Simonovis detención domiciliaria con apostamiento del Sebin (Servicio de Inteligencia de Venezuela) a fin que reciba tratamiento médico", agregó.

Ante esa decisión, la esposa de Simonovis se mostró "feliz" y "sorprendida"; también la hija de la pareja expresó: "No existen palabras para describir la alegría y la emoción de poder tener el momento por fin".

Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia aseguró que la medida es temporal y que una vez que mejore la salud de Simonovis, tendrá que volver a su centro de reclusión.

La libertad de Simonovis, de 54 años, se ha convertido en un encendido reclamo de la oposición, que ha expresado su enojo por su detención en una pequeña celda de cuatro metros cuadrados y aseguraba que su osteoporosis requería atención médica urgente.

Para el chavismo, Simonovis es un peligroso "conspirador" que jugó un rol en intentar desbancar a un presidente democráticamente electo.

Por su encierro y la falta de contacto con el sol, Simonovis ha sido diagnosticado con 19 patologías, según su familia. La osteoporosis severa, sin embargo, es la que más amenaza su salud ya que corre el riesgo de sufrir fracturas espontáneas.

Su defensa había solicitado hace dos años su indulto humanitario después de que dos de los condenados junto a él recibieran el beneficio de prisión domiciliaria.

El excomisario incluso hizo una breve huelga de hambre para pedir por su libertad.

Oposición festeja medida

Además de la familia de Simonovis, la oposición venezolana celebró ayer que enviaran al excomisario a seguir la condena en su casa.

"Que Dios te bendiga por siempre @bonysimonovis en unión de toda tu familia, un fuerte abrazo y muchos saludos a Iván", escribió el líder opositor, Henrique Capriles, a través de Twitter.

El opositor alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, también aplaudió la medida y deseó al comisario "inmensa felicidad" en el reencuentro con su familia en su casa tras cerca de 10 años en prisión.

De igual manera, la líder opositora María Corina Machado añadió un "Ya está en casa" a un tuit sobre la liberación de Simonovis.

Amnistía Internacional inició el año pasado una campaña para que el presidente Nicolás Maduro permitiera que Simonovis fuera llevado a un chequeo médico completo.

Ahora Simonovis tiene prohibido utilizar las redes sociales, realizar actos de proselitismo político o declarar a cualquier medio de comunicación, detalló Pertiñez, que también publicó en su cuenta @bonysimonovis fotos junto a su esposo e hijas, todos sonrientes.

Unos 100 venezolanos permanecen tras las rejas o exiliados y aseguran ser "presos políticos" del Gobierno. Pero Maduro asegura –repitiendo una frase acuñada por Chávez– que son "políticos presos".

Entre ellos destaca el líder opositor Leopoldo López, detenido desde febrero acusado de incitar una ola de protestas antigubernamentales que sacudió por tres meses al país y dejó más de 40 muertos.

Del lado oficialista, el único chavista que reaccionó ayer fue el primer vicepresidente del Parlamento venezolano, Darío Vivas, quien consideró que Simonovis debería de "pedir perdón" al pueblo de Venezuela por sus acciones en 2002.—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación