Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Ejército egipcio prevé suspender la Constitución y disolver el Parlamento

Presidente desafía a militares y pide retirar ultimátum

Manifestantes que protestan contra el presidente egipcio, Mohamed Mursi, en la plaza Tahrir de El Cairo. foto edh / efe

Manifestantes que protestan contra el presidente egipcio, Mohamed Mursi, en la plaza Tahrir de El Cairo. foto edh / efe

Manifestantes que protestan contra el presidente egipcio, Mohamed Mursi, en la plaza Tahrir de El Cairo. foto edh / efe

EL CAIRO. La "hoja de ruta" que planteará el Ejército en caso de que el presidente de Egipto, Mohamed Mursi, y la oposición no lleguen a un acuerdo prevé la suspensión de la Constitución y la disolución del actual Parlamento, que lideran los islamistas, según fuentes militares.

Asimismo contempla que un consejo interino asuma el gobierno del país hasta que la Constitución sea enmendada, algo que se prevé que ocurra en cuestión de meses, y a continuación la celebración de elecciones presidenciales, según las fuentes.

Las fuentes han explicado a Reuters que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) todavía está discutiendo los detalles y el plan, que busca resolver la crisis política que ha llevado a millones de egipcios a manifestarse en las calles, podría modificarse en función de los acontecimientos políticos y las consultas.

El lunes, el jefe del Ejército, general Abdelfatá al Sisi, dio un plazo de 48 horas a Mursi y las fuerzas políticas para llegar a un acuerdo y advirtió que de lo contrario los militares ofrecerían su propia "hoja de ruta" para el futuro del país.

Por su parte, Mursi desafió ayer al Ejército y le pidió que retire su amenaza de intervenir en la escena política en un momento de alta tensión, mientras partidarios y opositores al islamista se manifiestan.

"El presidente confirma su adhesión a la legitimidad constitucional y rechaza todo intento de salirse de ella, pide a las Fuerzas Armadas que retiren su advertencia y rechaza cualquier dictado interno o externo", dijo Mursi en Twitter.

Ayer cientos de miles de manifestantes llenaron por completo la céntrica plaza cairota de Tahrir para forzar la marcha del mandatario y la celebración de elecciones anticipadas.

Siete personas murieron en enfrentamientos entre partidarios y opositores.

El gobierno estadounidense abandonó su política de no intervenir en la crisis de Egipto e hizo advertencias a los tres principales actores en la crisis del país: el presidente Mursi, que pertenece a la Hermandad Musulmana; los manifestantes que exigen su destitución y el poderoso ejército egipcio.

Las medidas propuestas incluyen convocar a elecciones anticipadas, despedir a un fiscal impopular y expresar su voluntad de estudiar un cambio constitucional. El ejército ha dicho que el financiamiento militar por $1,300 millones que Egipto recibe cada año de Washington podría verse amenazado por un golpe de Estado o la impresión de un golpe de Estado. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación