Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. refuerza seguridad tras masacre en París

EI amenaza con lanzar ataques contra ciudades, medios de transporte público y encuentros deportivos.

Un policía vigila el aeropuerto internacional de Hartsfield-Jackson en Atlanta, Georgia, EE.UU., por eventuales ataques terroristas.

Un policía vigila el aeropuerto internacional de Hartsfield-Jackson en Atlanta, Georgia, EE.UU., por eventuales ataques terroristas. | Foto por EFE

Un policía vigila el aeropuerto internacional de Hartsfield-Jackson en Atlanta, Georgia, EE.UU., por eventuales ataques terroristas.

WASHINGTON. El atentado múltiple en París y la supuesta amenaza del grupo yihadista Estado Islámico (EI) contra Washington han obligado a reforzar las medidas de seguridad en potenciales objetivos terroristas en Estados Unidos, como grandes ciudades, transporte público y eventos deportivos. 

EE.UU. no ha aumentado su nivel de alerta terrorista tras los ataques en París, que mantiene en “elevado”, con “riesgo significativo de atentados”, ya que “no existe ninguna amenaza específica o creíble” sobre el país, pero aún así ha intensificado sus medidas de seguridad. 

El miedo y la alarma creados en Estados Unidos por el atentado múltiple en París fueron evidentes ayer con dos falsas alarmas aéreas, una en un avión que debía salir del aeropuerto de Baltimore a Chicago y otra en un vuelo de British Airways con destino a Boston. 

Un vuelo de Spirit con destino a Chicago salió ayer con retraso porque cuatro personas fueron sacadas del avión justo antes de despegar después de que otro pasajero alertara a la tripulación de que estaban teniendo una “actividad sospechosa”. Autoridades de Maryland, donde está Baltimore, aclararon poco después que ninguno de los pasajeros había sido arrestado. 

Otro episodio similar, que llegó a las alertas de las principales televisiones del país, ocurrió en un vuelo de British Airways que partió de Londres con destino a Boston. 

Al principio se dijo que una persona había tratado de entrar a la cabina del piloto, pero después se supo que se trataba de una mujer “intoxicada” que había intentado abrir una de las salidas del aparato. 
Los temores ante un atentado como el de París en EE.UU. crecieron tras la amenaza del EI de atacar “en su centro, Washington”. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación