Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. recibe este mes a 76 niños salvadoreños refugiados

El Departamento de Estado ha recibido alrededor de 5,000 solicitudes desde que lanzó el programa el pasado diciembre

Wisconsin sin sitio para alojar a niños migrantes
Wisconsin sin sitio para alojar a niños migrantes

Estados Unidos espera recibir en las próximas dos semanas a los primeros niños centroamericanos que han visto aprobada su solicitud de refugio en el país dentro de un programa lanzado hace casi un año por el Gobierno estadounidense, informaron hoy a Efe fuentes oficiales. 

El Departamento de Estado ha recibido alrededor de 5,000 solicitudes desde que lanzó el programa el pasado diciembre, pero hasta ahora ningún niño ha llegado a Estados Unidos para reunirse con sus padres debido al largo proceso burocrático que requiere el programa. 

Hasta ahora, se han completado 90 entrevistas a menores, 76 de ellas de niños salvadoreños y 14 de hondureños, aunque no todos ellos podrán viajar a Estados Unidos, según el Departamento de Estado. 

"Esperamos que los primeros niños de ese grupo (de menores entrevistados) puedan reunirse con sus padres en las próximas dos semanas", dijo a Efe el subsecretario adjunto de Estado de la Oficina de Migración, Población y Refugiados, Simon Henshaw. 

El funcionario no precisó cuántos niños componen ese grupo y subrayó que, aunque el programa se lanzó hace casi un año, "la mayoría de las solicitudes se han recibido en los últimos cuatro meses". 

"En la segunda mitad del año fiscal, nos estamos preparando para hacer al menos 400 entrevistas, y estamos seguros de que esas cifras seguirán aumentando de ahora en adelante", afirmó Henshaw. 

De los 76 salvadoreños entrevistados, el 14 % de ellos fue aprobado para su admisión como refugiado, el 1 % vio rechazada su solicitud y el 82 % fue recomendado para una entrada "condicional" al país, según fuentes del Departamento de Estado. 

Ese estatus les permite acceder a Estados Unidos por un periodo determinado de tiempo -dos años con posibilidad de renovación en la mayoría de los casos-, pero no les proporciona una vía hacia la residencia permanente. 

En el caso de los 14 hondureños, no se aprobó la entrada de ninguno de ellos como refugiados y el 93 % fue recomendado para una entrada "condicional" al país, mientras que otro 7 % será sometido a una revisión adicional. 

"Es importante recordar que estas cifras no son necesariamente indicativas de las futuras tasas de aprobación o negativa", afirmó a Efe una portavoz de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por su sigla en inglés), Joanne Ferreira. 

"Este es un nuevo programa. Es prematuro sacar conclusiones sobre las tendencias y resultados hasta que tengamos una oportunidad de entrevistar a más menores", añadió la portavoz. 

El hecho de que ningún menor haya llegado todavía a Estados Unidos con el programa se explica por los numerosos trámites que implica, que hacen que el proceso dure "entre nueve y doce meses", según dijo a Efe en marzo pasado un funcionario encargado de la iniciativa en el Departamento de Estado, Sean Hantak. 

El proceso comienza con la solicitud del padre o madre, que debe ser mayor de 18 años de edad y residir de forma legal en EE.UU. y debe acudir en persona a una agencia especializada. 

El siguiente paso son entrevistas al menor en su país de origen por parte de funcionarios estadounidenses y, si se aprueba la solicitud, el niño debe pasar por chequeos médicos y de seguridad y una orientación cultural antes de viajar a EE.UU. 

Si obtiene el estatus de refugiado, el niño tiene el derecho a un estatus de residencia permanente legal y, después de cinco años, normalmente puede solicitar la ciudadanía estadounidense. 

El programa se ajusta a la definición de refugiado bajo la ley estadounidense, por la que los beneficiarios deben "demostrar que se les ha perseguido o temen que se les persiga debido a su raza, religión, nacionalidad, opinión política o condición de miembro de un grupo social particular", según un documento de la iniciativa. 

Por tanto, no hay garantías de que se conceda refugio a todos los niños que huyen de los altos índices de violencia en la región o de su falta de oportunidades de desarrollo económico, consideradas las principales causas de la migración a Estados Unidos. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación