Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. pide a México detener otra vez a narco Caro Quintero

Rafael Caro Quintero fue liberado luego de que un juez le otorgara un amparo.

Rafael Caro Quintero fue liberado luego de que un juez le otorgara un amparo.

Rafael Caro Quintero fue liberado luego de que un juez le otorgara un amparo.

MÉXICO. Estados Unidos envió una orden de detención provisional para poder extraditar al narcotraficante Rafael Caro Quintero, liberado la semana pasada cuando un panel de jueces de México revocó su sentencia por el asesinato en 1985 de un agente antidrogas estadounidense, informaron ayer autoridades mexicanas.

La Procuraduría General de la República informó que la orden fue presentada ante un juez federal por delitos que el capo aún enfrenta en un tribunal federal de California. El juez aceptó la orden provisional. La fiscalía agregó que una vez que Caro Quintero haya sido detenido, el gobierno de EE.UU. tendrá como plazo 60 días para enviar una solicitud de extradición.

Caro Quintero, de 60 años, salió de una prisión cerca de la ciudad de Guadalajara el viernes pasado por la madrugada y desde entonces no se le ha visto. Un panel de tres magistrados del estado de Jalisco anuló su sentencia de 40 años de prisión después de 28 años tras las rejas, con el argumento de que el narcotraficante debió ser procesado en un tribunal estatal en vez de federal, ya que se le acusaba de homicidio y secuestro, tráfico de drogas y lavado de dinero, entre otros delitos.

Caro Quintero es acusado de dos delitos de narcotráfico en el distrito central de California, con sede en Los Angeles. Aún sigue pendiente la acusación por el secuestro y asesinato de Enrique "Kiki" Camarena, agente de la Agencia Antidrogas de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés).

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dijo el martes que Camarena no podría ser extraditado por el asesinato de Camarena porque es la misma causa que el gobierno de México todavía tiene en proceso.

Caro Quintero siguió encabezando la lista de los principales fugitivos de la DEA, incluso tras las rejas. Pero Murillo Karam dijo a los reporteros que no había ninguna solicitud de extradición de Estados Unidos en el momento de su liberación.

El canciller mexicano, José Antonio Meade, manifestó ayer su rechazo a la liberación del narcotraficante, y anunció que el Gobierno buscaría las vías jurídicas para dejar "sin efecto" la decisión del juez que permitió su excarcelación.

Murillo Karam dijo que los jueces debieron haber enviado el caso a otro tribunal en vez de liberarlo inmediatamente.

Funcionarios de EE.UU. han dicho que no recibieron ningún aviso previo y han expresado preocupación por la liberación del narcotraficante. Un legislador dijo que no perseguir a Caro Quintero podría repercutir negativamente en las relaciones de México con EE.UU. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación