Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. inicia los recortes a los gastos

El presidente Obama no logró detener la aplicación de la medida

Al presidente Obama se le vio cabizbajo ayer luego de la reunión con líderes republicanos y demócratas en un afán por detener la entrada en vigencia de los recortes presupuestarios. foto edh / REUTERS

Al presidente Obama se le vio cabizbajo ayer luego de la reunión con líderes republicanos y demócratas en un afán por detener la entrada en vigencia de los...

Al presidente Obama se le vio cabizbajo ayer luego de la reunión con líderes republicanos y demócratas en un afán por detener la entrada en vigencia de los recortes presupuestarios. foto edh / REUTERS

WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama no logró detener la entrada en vigencia desde ayer de los recortes presupuestarios en su país, pese a los intensos cabildeos con los republicanos.

La reunión que mantuvieron en la Casa Blanca el presidente Obama y los líderes demócratas y republicanos del Congreso concluyó sin un acuerdo.

Tras la reunión Obama volvió a alertar de que el "dolor" que van a causar esos recortes a cientos de miles de estadounidenses "será real".

"Cuanto más tiempo permanezcan en pie esos recortes, mayor será el daño para nuestra economía", advirtió.

Y apuntó que, si bien la entrada en vigor de las medidas de ajuste no provocarán una nueva crisis financiera, dañarán la economía al destruir empleo y restar "más de medio punto al crecimiento".

Según Obama, los recortes, valorados en más de 85 mil millones de dólares y que se aplicarán paulatinamente en los próximos meses, supondrán la pérdida de 750 mil empleos y la reducción de medio punto porcentual en el crecimiento del PIB.

Esos recortes "no son necesarios" y van a ocurrir porque los republicanos en el Congreso así lo han decidido, subrayó el presidente.

Obama aseguró que, aunque la reducción del déficit es "una parte importante" de su agenda, esta no constituye una política económica "en sí misma", por lo que insistió en la necesidad de debatir cómo crear empleos en paralelo a los recortes del gasto.

"En el Congreso y en Washington se pasan mucho rato hablando sobre cómo reducir el déficit, pero no sobre cómo crear empleos", dijo Obama.

El principal escollo en las negociaciones está en que los republicanos consideran que el gasto del Gobierno es excesivo y hay que recortarlo más, mientras los demócratas persiguen una reforma fiscal para aumentar los ingresos del Estado a la que los conservadores se oponen.

"La discusión sobre los ingresos, en mi opinión, ha terminado. Se trata de asumir el problema del gasto", sostuvo por su parte el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, al término de la reunión con Obama.

Republicanos y demócratas acordaron en 2011 esos recortes para forzar un pacto de largo alcance sobre la reducción del elevado déficit público -superior al 8 % en 2012- que todavía no ha llegado.

Sin embargo, dos proyectos presentados por ambos partidos contra los recortes no lograron avanzar el jueves en el Senado.

Las críticas

El excandidato presidencial republicano Mitt Romney acusó a Obama de manejar mal las negociaciones con la oposición sobre los inminentes recortes del gasto público, en una entrevista con Fox.

"Nadie puede pensar que esto sea un éxito para el presidente. Él no creía que los recortes fueran a suceder", dijo Romney en referencia al fracaso de las negociaciones entre Obama y los republicanos para intentar impedir esas reducciones presupuestarias, que entraron en vigor ayer.

Hasta la fecha "lo que hemos visto es al presidente haciendo campaña ante el pueblo estadounidense, haciendo mítines por todo el país, volando por todo el país y reprendiendo a los republicanos y culpándolos", declaró Romney.

Según Romney, esa campaña lanzada por Obama y la Casa Blanca en los últimos días para alertar a los ciudadanos del impacto de los recortes ha dañado su capacidad para negociar con los republicanos.

Los demócratas predicen que los recortes podrían causar rápidamente retrasos en el tráfico aéreo, licencias para cientos de empleados federales y trastornos para la educación y la aplicación de la ley.

El castigo completo de los recortes automáticos se soportará en siete meses y el Congreso los puede detener en cualquier momento si los dos partidos acuerdan cómo hacerlo.

Dada la ausencia de un acuerdo, se requiere que Obama emita una orden a las agencias federales para que reduzcan sus presupuestos. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación