Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. dice que espió a la agencia AP por "seguridad nacional"

La SIP y el CPJ ven como una "grave afrenta" la incautación de datos a la agencia de noticias.

Eric Holder, Fiscal General de los Estados Unidos.

Eric Holder, Fiscal General de los Estados Unidos.

Eric Holder, Fiscal General de los Estados Unidos.

WASHINGTON. La agencia Associated Press, arropada por todas las organizaciones periodísticas de EE.UU., atacó con dureza al Gobierno de Barack Obama por espiar los registros telefónicos de sus periodistas para descubrir el origen de ciertas filtraciones.

El fiscal Eric Holder respondió que las investigaciones que llevaron al Departamento de Justicia a revisar las llamadas de 20 líneas de teléfonos durante dos meses en 2012 eran vitales para la seguridad nacional. "Es una de las dos o tres filtraciones más serias que he visto", dijo Holder, quien aseguró, además, que "puso en peligro a ciudadanos de EE.UU." y requirió "medidas muy agresivas" para investigarla.

El Departamento de Justicia habría realizado estas averiguaciones en el marco de un mandato judicial para investigar presuntas revelaciones de información gubernamental clasificada. La agencia AP lo sacó el lunes a la luz pública, cuando denunció en una carta dirigida a Justicia que había habido un "intrusismo sin precedentes" de las autoridades federales, a las que acusó de almacenar de manera secreta dos meses de registros telefónicos de reporteros y oficinas.

Según AP, los investigadores federales recopilaron información de unas 20 de sus líneas telefónicas sobre las llamadas salientes desde sus oficinas en Nueva York, Washington y Hartford (Connecticut).

La Casa Blanca también se pronunció. "El presidente Barack Obama es "un firme defensor de la libertad de prensa", pero también de "proteger la seguridad nacional", dijo el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney, y añadió que Obama espera más información.

Por su parte, Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), aseguró que la incautación de registros telefónicos de la agencia AP es "una grave afrenta a la libertad de información" y una violación del derecho a mantener la confidencialidad de las fuentes, fundamental para el ejercicio de una prensa libre".

Para Paolillo, director del semanario Búsqueda de Uruguay, "la ejecución de esta medida y en gran magnitud en contra de una de las más conocidas y prestigiosas agencias de prensa del mundo, presenta también una seria preocupación y llamado de alerta para quienes no gozan del respaldo de una empresa como esta; es necesario estar vigilantes".

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) expresó su alarma. "Estamos preocupados por las acciones emprendidas por el Departamento de Justicia y su posible efecto disuasorio en los medios de EE.UU. y su capacidad para reportar sobre temas sensibles", dijo el coordinador para las Américas del CPJ, Carlos Lauría. La CPJ exigió a Holder que dé una explicación exhaustiva de lo ocurrido y cumpla con la petición de AP de devolver todos sus registros telefónicos. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación