Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Economías de El Salvador, Guatemala y Honduras permanecen empantanadas mientras el resto de América se adelanta", escribió Biden

El vicepresidente de EE. UU. dijo que la ayuda servirá para que los líderes centroamericanos hagan las reformas necesarias para encarar desafíos en materia de seguridad, política y economía

El vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, afirma que la ayuda será también para detener la inmigración ilegal.

El vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, afirma que la ayuda será también para detener la inmigración ilegal.

El vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, afirma que la ayuda será también para detener la inmigración ilegal.

WASHINGTON. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, pedirá el próximo lunes al Congreso que apruebe una partida de 1,000 millones de dólares en ayuda para Centroamérica dentro de su propuesta presupuestaria para el año fiscal 2016.

Así lo anunció ayer el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, en un editorial publicado en The New York Times con el título "Un plan para Centroamérica".

"Las economías de El Salvador, Guatemala y Honduras permanecen empantanadas mientras que el resto de América se adelanta", escribió Biden en su artículo.

"La educación inadecuada, corrupción institucional, crimen rampante y falta de inversión están retrasando a estos países", agregó.

"Los retos son formidables. Pero con voluntad política, no hay razón para que Centroamérica no se convierta en la próxima historia de éxito del continente", consideró Biden.

La partida que Obama solicitará al Congreso para Centroamérica tiene como objetivo ayudar a los líderes de la región a emprender las reformas e inversiones necesarias para enfrentar los acuciantes retos económicos y de seguridad.

"La seguridad y prosperidad de Centroamérica están inextricablemente unidas a la nuestra", señaló el vicepresidente, en alusión a la crisis migratoria del pasado verano, cuando miles de menores centroamericanos cruzaron solos la frontera sur de Estados Unidos.

"El coste de invertir ahora en una Centroamérica segura y próspera es modesto si lo comparamos con el coste de dejar que se enconen la violencia y la pobreza", esgrimió Biden.

La Casa Blanca dijo que 400 millones de dólares se destinarán a promover el comercio, la integración económica y la energía. Otros 300 millones serán para reforma policial, cooperación en defensa y reducción del crimen organizado.

Obama también pide 250 millones para ayudar a las naciones centroamericanas a fortalecer los tribunales y las instituciones de gobierno.

El presidente estadounidense enfrentará una dura batalla en el Capitolio para convencer a los republicanos de que aprueben un nuevo presupuesto con más gasto para defensa y programas de educación y salud.

La oposición republicana tiene el control de las dos Cámaras desde las elecciones legislativas de noviembre y en su mayoría mantiene un rechazo férreo a cualquier aumento del gasto público.

Biden puso como ejemplo de transformación en la región al Plan Colombia: "En 1999 iniciamos esa estrategia para combatir el tráfico de drogas, la pobreza y la corrupción institucional que amenazaban con convertir al país en un Estado fallido y hoy, quince años después, es un país transformado", señaló.

"Por eso pedimos al Congreso que trabaje con nosotros. Juntos, podemos ayudar a Centroamérica a que se convierta en parte del destacable progreso de las Américas y no una excepción", prosiguió.

"El presidente Obama me ha pedido que lidere este nuevo esfuerzo. Por primera vez, podemos visualizar y trabajar por un continente americano mayoritariamente de clase media, democrático y seguro", dijo.

El pasado 18 de noviembre, Estados Unidos anunció que, según sus estimaciones, necesitará gastar unos 5,000 millones de dólares a lo largo de cinco años para implementar su estrategia de fortalecimiento de la institucionalidad y la seguridad en el triángulo norte de Centroamérica.

La secretaria de Estado adjunta de EE. UU. para Latinoamérica, Roberta Jacobson, reveló entonces la cifra durante una audiencia en el Congreso, en la que pidió aumentar los recursos para El Salvador, Guatemala y Honduras para reducir la migración a su país.

La estrategia estadounidense se basará en la promoción de la prosperidad para hacer que el norte de Centroamérica sea más atractivo para los inversores internacionales y el crecimiento económico alcance a todos, e impulsar la gobernanza y la seguridad. —EFE / AP."Economías de El Salvador, Guatemala y Honduras permanecen empantanadas mientras el resto de América se adelanta", escribió Biden

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación