Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dos ataques contra iglesia cristiana dejan 78 muertos

Ocurrió cuando cientos de fieles salían de la iglesia

Cristianos lloran junto a los ataúdes de sus familiares, que murieron en un atentado suicida contra una iglesia. foto EDH /reuters

Cristianos lloran junto a los ataúdes de sus familiares, que murieron en un atentado suicida contra una iglesia. foto EDH /reuters

Cristianos lloran junto a los ataúdes de sus familiares, que murieron en un atentado suicida contra una iglesia. foto EDH /reuters

PAKISTÁN. Dos suicidas explotaron en el exterior de una antigua iglesia en la ciudad pakistaní de Peshawar, causando la muerte de al menos a 78 personas en el atentado más letal contra cristianos en el país mayormente musulmán del sur de Asia.

Entre los muertos había 34 mujeres y siete niños, dijo el Gobierno.

La cifra de heridos era de unos 110, según las autoridades.

"¿Quiénes son estos terroristas que matan mujeres y niños?", dijo el ministro del Interior, Chaudhry Nisar Ali Jan, hablando en directo en televisión desde la ciudad de Peshawar.

La violencia religiosa y los ataques contra las fuerzas de seguridad han aumentado en los últimos meses, socavando el llamamiento del primer ministro Nawaz Sharif, que juró el cargo en junio, para comprometer a los militantes en negociaciones de paz.

Los suicidas atentaron contra la histórica Iglesia de Todos los Santos, de 130 años de antigüedad, cuando cientos de feligreses salían del edificio tras la misa del domingo.

Los cristianos suponen alrededor del cuatro por ciento de los 180 millones de habitantes de Pakistán y tienden a mantener un perfil bajo en un país donde los fundamentalistas islámicos frecuentemente buscan objetivos que consideran herejes, como los cristianos, sufis y chiies.

El Papa Francisco condenó el ataque contra la iglesia y lo denominó un "acto de odio y guerra".

"Escuché dos explosiones. La gente empezó a correr. Los restos humanos estaban esparcidos por toda la iglesia", dijo una feligresa, que solo dio su nombre de pila, Margrette. Con la voz quebrada por la emoción dijo que no podía encontrar a su hermana.

Los sobrevivientes se quejaban y trataban de consolarse después de las explosiones. Las paredes blancas de la iglesia, que fue abierta a principios del siglo XIX, quedaron agujereadas por fragmentos de metal que se agregaron a las bombas para causar mayor daño.

El grupo terrorista vinculado a los talibanes TTP Jundullah se atribuyó la responsabilidad unas horas después del doble atentado.

"Ellos son enemigos del Islamismo y por lo tanto los atacamos", dijo un portavoz del grupo, Ahmed Marwat. "Continuaremos con nuestros ataques contra no musulmanes en tierra pakistaní", aseveró.

Advirtió que continuarían atacando a los no musulmanes hasta que Estados Unidos cese los ataques con aviones no tripulados en las remotas áreas tribales del país.

Una fuente de los artificieros dijo que hubo dos explosiones llevadas a cabo por dos atacantes. Había más de 600 feligreses en el interior de la iglesia.

"Después de que terminó la misa, la gente empezó a salir y el suicida corrió hacia ellos", dijo Najib Bogvi, un alto cargo policial de Peshawar.

Algunos residentes salieron a las calles inmediatamente después y protestaron contra la violencia quemando neumáticos.

Pakistán es uno de los países del mundo más peligrosos para las minorías, y cristianos, chiies y ahmadíes son víctimas de una tendencia creciente de atentados mortales.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación