Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Diputados: Ortega quiere controlar redes y correos electrónicos

Con las reformas a la Constitución, el gobierno pretende controlar la información de correos electrónicos y redes sociales, dicen diputados opositores

Diputados opositores afirman que los sandinistas no permitirán utilizar la comunicación vía satélite fuera del control del gobierno con el alegato de defensa y seguridad nacional. foto edh /

Diputados opositores afirman que los sandinistas no permitirán utilizar la comunicación vía satélite fuera del control del gobierno con el alegato de defensa y seguridad nacional. foto edh...

Diputados opositores afirman que los sandinistas no permitirán utilizar la comunicación vía satélite fuera del control del gobierno con el alegato de defensa y seguridad nacional. foto edh /

NICARAGUA. Los diputados Carlos Langrand y Eliseo Núñez, miembros de la Bancada Democrática Nicaragüense (BDN), mostraron su preocupación a la incorporación de cuatro incisos en la reforma al artículo 92 de la Constitución, ya que según ellos, con la reforma constitucional el Estado tendría mayor control de la información que se transmite a través de correos electrónicos y redes sociales.

La explicación dada por los legisladores es que en dichos incisos se incluyen en el Título V de la Constitución referente a la Defensa y Seguridad Nacional y Seguridad Ciudadana.

Se refieren a que, mediante la reforma orteguista al artículo 92 de la Constitución (en el cual se establecen las atribuciones fundamentales del Ejército), se incluirán los siguientes cuatro nuevos incisos que convertirán la comunicación informática en una cuestión de seguridad nacional: "a) Las bases de datos y registros informáticos deberán permanecer en el país; b) En ningún caso es permisible el establecimiento de sistemas que alteren o afecten los sistemas de comunicación nacional; c) Los puntos de comunicación estatal deberán ser propiedad del Estado; y, d) El espectro radioeléctrico y satelital que incida en las comunicaciones nicaragüenses debe ser controlado por el Estado".

Según el diputado democrático Langrand, "esto es un retroceso, pues vemos lo que ocurre en Cuba, donde los ciudadanos no tienen la posibilidad de intercambiar conocimientos ni emitir sus opiniones, y un ejemplo claro de esto es cómo persiguen a los blogueros que escriben en contra del régimen castrista".

"Con esta ley el Estado vendría a tener control de la información que se genera a través de la red de internet y control en la señal que se emite de un satélite o un satélite", aseguró por su parte Núñez.

Explicó que con esta disposición se prohíbe tener base de datos en servidores extranjeros.

Dicho de otra manera, agregó Núñez, las empresas no podrán comprar base de datos en el extranjero para poder hacer negocios o para crear un simple correo institucional.

Agrega Núñez que esta ley está concebida para que cuando sucedan hechos como en Egipto o Túnez, donde la sociedad civil se tomó las redes sociales para protestas, el Estado pueda cerrar el acceso de los puntos de conexión, ya sea estos de fibra óptica o de satélites.

"Esto es un concepto totalitario en el acceso a la información", dijo el diputado Núñez.

Cabe señalar, además, que no sólo en Cuba existe el control totalitario del poder político sobre la comunicación por internet. Igual o peor sucede en China, país que tiene la mayor cantidad de usuarios de internet del mundo (un total de 500 millones), pero el Estado totalitario cuenta también con el sistema de control y censura más grande del planeta.

El régimen comunista de China, que es el nuevo modelo de sociedad y sistema político para Daniel Ortega, mantiene una férrea censura de la información mediante mecanismos masivos que bloquean páginas de internet como Facebook, Twitter o Youtube, y un ejército de censores que durante las 24 horas del día buscan voces disidentes y páginas pornográficas, sobre todo las primeras. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación