Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Diarios venezolanos en crisis por la falta de papel

EL Nacional envió ayer una carta pública a Maduro para urgir importación de insumos para seguir publicando noticias

De acabarse las reservas de papel de los diarios y dejar de circular, peligra la libertad de información de la ciudadanía. edh/archivo

De acabarse las reservas de papel de los diarios y dejar de circular, peligra la libertad de información de la ciudadanía. edh/archivo

De acabarse las reservas de papel de los diarios y dejar de circular, peligra la libertad de información de la ciudadanía. edh/archivo

VENEZUELA. Ante la desesperación por la falta de papel para imprimir los periódicos en Venezuela, el diario El Nacional decidió abrir su edición de ayer de una manera inusual: con una carta urgente dirigida al presidente Nicolás Maduro en la que le piden que les autorice la adquisición de dólares para la importación de los insumos para seguir publicando.

"Hacemos de su conocimiento que la última liquidación de divisas ALD fue en mayo del pasado año, por un monto de $3.298.739,82. Nuestra empresa espera la Autorización de Liquidación de Divisas, por un monto de $3.885.565,31 (...), para cumplir con la imprescindible adquisición de bobinas de papel que se utilizarán en la impresión de nuestros periódicos y revistas. Debemos señalar que, tanto el papel tipo Newsprint como el papel tipo Glasé, no se producen en Venezuela", dice la misiva en la portada del medio.

Más adelante el medio explica que sin el recurso se desata una crisis. "El retraso del cumplimiento de Cadivi en la liquidación de las divisas que su organismo aprobó nos trae graves consecuencias como empresa ante los proveedores internacionales de papel y ante los trabajadores que forman la gran familia de El Nacional", subraya.

Un día antes el presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, reveló la cruda verdad de los diarios en Venezuela.

"Tenemos papel para un mes, no tenemos para más y dentro de un mes desaparece el periódico", dijo Otero en entrevista con Unión Radio, según consigna el sitio electrónico del medio que dirige.

El panorama que advierte El Nacional ya le ocurrió a varios periódicos regionales que han dejado de circular por la falta de papel.

"En el caso de los medios de prensa escrita, a esta situación se agrega otro elemento: el enfrentamiento con el Gobierno. Tras haber cerrado o cooptado todos los medios audiovisuales que eran opositores o críticos, a los ciudadanos sólo le quedan algunos diarios para acceder a una mirada distinta de la oficial", reporta el sitio web de Infobae.

Por ello, en la carta que le dirige El Nacional a Maduro le dice con claridad que no se quedarán de brazos cruzados.

"...Queremos seguir dando la cara junto con la república, porque tal es y será el propósito de un periódico al cual se le niegan, sin ningún argumento a la vista, elementos esenciales para su subsistencia", enfatiza la misiva.

Otero explica el laberinto de trámites impuestos por los chavistas que tienen que sortear para obtener dólares.

Indicó que en el país existe un sistema cambiario donde el Gobierno autoriza las divisas pero crea paralelamente una organización "que impide importar fuera de ese sistema" y que para la autorización de las divisas deben cumplir 19 trámites, publica El Nacional.

Para publicar el diario desde la última autorización que les dieron en mayo 2013 para importar papel se las han tenido que ingeniar, afirma Otero.

"Hemos podido sobrevivir con el stock de papel, con las líneas de crédito que ha tenido el periódico, pero es una situación crítica", recalca.

Esa crisis tiene en alerta a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que acusa al gobierno de Maduro de castigar a los medios críticos a su gestión y del "potencial cierre" de diarios como El Impulso, el más antiguo del país, que en su editorial del 5 de enero titulado "Nos quieren silenciar" explica los líos que atraviesa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación