Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Diario ABC: Venezuela no entrega a etarra a España pero apresa a opositores

El régimen chavista sigue sin atender la petición urgente de un juez español para localizar al etarra fugitivo José Ignacio de Juana Chaos

El periódico El Mundo publicó las fotografías del terrorista José Ignacio de Juana Chaos, descubierto regentando una bodega en la población venezolana de Chichiriviche, el pasado 16 de febrero. Foto EDH / internet

El periódico El Mundo publicó las fotografías del terrorista José Ignacio de Juana Chaos, descubierto regentando una bodega en la población venezolana de Chichiriviche, el pasado 16 de...

El periódico El Mundo publicó las fotografías del terrorista José Ignacio de Juana Chaos, descubierto regentando una bodega en la población venezolana de Chichiriviche, el pasado 16 de febrero. Foto EDH / internet

MADRID. Venezuela es el país de las contradicciones: viven alrededor de 40 etarras — la mitad con procesos judiciales inconclusos— mientras varios dirigentes que se oponen al régimen de Nicolás Maduro permanecen en prisión por participar en actividad política, publicó ayer el diario español ABC.

El rotativo informa que uno de los últimos etarras localizado en Venezuela es Iñaki de Juana Chaos, quien fue descubierto en febrero por el periódico El Mundo mientras alquilaba una bodega en la población de Chichiriviche, en la costa oriental del estado Falcón.

Según la información de El Mundo, De Juana Chaos, huyó primero a Irlanda, después se escapó a Venezuela.

Agrega el diario que, tras huir de Irlanda, fue acogido por un grupo de etarras integrados en el régimen chavista y en los últimos días formalizó su documentación y la de su mujer, dejando de usar nombres falsos.

De Juana Chaos, uno de los miembros históricos del comando Madrid de ETA, con el cometió una veintena de asesinatos en los años 80, salió de prisión en 2008 tras una larga huelga de hambre, por la que tuvo que ser ingresado en un hospital.

Cuando El Mundo publicó las fotografías del terrorista en la citada localidad venezolana, el pasado 16 de febrero, el juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional pidió a Interpol confirmar con urgencia esa localización.

"Mes y medio después, España reconoce que el gobierno de Venezuela sigue sin atender la petición urgente de la Audiencia Nacional para confirmar la localización del etarra De Juana Chaos", detalla el impreso.

De Juana Chaos cumplió una condena tras ser hallado responsable de 25 asesinatos. En España tiene una orden de captura por enaltecimiento del terrorismo.

Según relata el Gobierno español en una respuesta parlamentaria a la que tuvo acceso Europa Press, la oficina central de Interpol recibió la providencia del juez Velasco y ese mismo día la cursó "con carácter urgente" a las dependencias de Interpol en Caracas, pero pasado todo este tiempo, el Ministerio del Interior español asegura que sigue sin haber recibido respuesta.

A mediados de febrero, el viceministro venezolano de Exteriores para Europa, Calixto Ortega, afirmó que su país "le dará el trámite correspondiente" a una eventual petición de España para extraditar al etarra Iñaki de Juana Chaos si se comprueba que reside en Venezuela y lo publicado por la prensa "no es una mentira más".

En esa ocasión denunció la existencia de una campaña en varios medios españoles contra su país.

Por tanto, no existe optimismo en la Audiencia Nacional de que las autoridades venezolanas accedieran a entregarle en un proceso de extradición, ya que en el caso del etarra Arturo Cubillas, que este mismo juez reclamó a ese país por delitos más graves que a De Juana, ni siquiera obtuvo respuesta.

A esta situación, hay que añadir que la orden de busca y captura contra De Juana es por un delito que posiblemente no se encuentre tipificado en el ordenamiento jurídico venezolano.

Al cierre de esta nota, el régimen venezolano no se había pronunciado. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación