Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Caso Vatileaks

Detienen en el Vaticano a sacerdote español y a exfuncionaria

Dos nuevos libros, aún no publicados, se basan en los documentos filtrados

Capturas en el Vaticano

El Secretario de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede, Mons. Lucio Ángel Vallejo Balda; y Francesca Immacolata Chaouqui fueron arrestados en el Vaticano. La investigación conducida por la Gendarmería y la magistratura del Vaticano los habría identificado como los presuntos “cuervos” de la nueva fuga de documentos en los que se basan dos nuevos libros que no han sido publicados: “Avaricia”, del periodista italiano Emiliano Fittipaldi, y “Via Crucis” del su colega del grupo Mediaset Gianluigi Nuzzi.

Tanto el español Mons. Vallejo Balda como la italiana Chaouqui formaban parte (el primero como secretario y la segunda como miembro) de la comisión de estudio y orientación sobre la organización de la estructura económico-administrativa de la Santa Sede (la COSEA), instituida en julio de 2013 para evaluar los documentos y las cuentas de todos los dicasterios, y para sugerir reformas para la racionalización de los gastos y mejorar la gestión en conjunto.

Fue justamente Mons. Vallejo Balda, número dos de la Prefectura que habría desaparecido después de la reforma de la Curia, quien propuso  incluir a Chaouqui en la comisión. Y justamente después de su nombramiento pontificio surgieron polémicas y dudas alrededor de su persona: se recordaban algunos “tuits” que había publicado sobre una inexistente “leucemia” de Papa Benedicto XVI, y otros mensajes mucho más graves contra el entonces Secretario de Estado, Cardenal Tarcisio Bertone, y sobre el ex-ministro de la economía italiano Tremonti. Chaouqui se defendió diciendo que era víctima de falsas acusaciones, debido a las envidias que habría suscitado su nuevo rol, y denunció la violación de su cuenta de Twitter.

Particularmente significativo, a la luz de la clamorosa noticia, parece la conversación de Chaouqui con la periodista Denise Pardo, publicado en el sitio del periódico italiano “L’Espresso”, el 17 de septiembre de 2013. Chaouqui decía que tenía acceso a “los documentos más reservados” y habló sobre su amistad con el periodista Gianluigi Nuzzi.

Mons. Vallejo Balda, definido por Chaouqui como "el mejor ecónomo" de la Iglesia, después de que cerraran la COSEA había vuelto a su puesto de secretario de la Prefectura de Asuntos Económicos. Vallejo Balda y Chaouqui volvieron a atraer los reflectores en abril de 2014, cuando organizaron una recepción en la terraza de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede para 150 celebridades, invitadas para poder seguir desde lo alto la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, con todo y con un buffet.

La Dra. Chaouqui fue puesta en libertad, entre otras cosas, por su colaboración con las investigaciones. La posición del Prelado Vallejo Balda permanece bajo consideración de la Oficina del Promotor de Justicia.

Se debe recordar que la divulgación de noticias y documentos reservados es un delito previsto en la ley IX del Estado de la Ciudad del Vaticano (13 de julio de 2013) art. 10 (art. 116 bis c.p.).

La Oficina de Prensa de la Santa Sede emitió un comunicado en el cual definía la filtración de documentos como "una grave traición a la confianza dada por el Papa y, en cuanto a los autores, de una operación para sacar ventaja de un acto gravemente ilícito de entrega de documentación reservada, operación cuyas implicaciones judiciales y eventualmente penales son objeto de reflexión por parte de la Oficina del Promotor en vista de eventuales medidas adicionales, recurriendo, sea el caso, a la cooperación internacional".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación